Archivo de la categoría: Say Lindell

Las lombrices y el rostro de la estafa

“Nadie libera a nadie, ni nadie se libera sólo. Las personas se liberan en comunión.” Paulo Freire.

La Huerta Dignidá está en la Palma-Palmilla un distrito periférico de esos que mientras que muchas se pegaban la gran fiesta del pelotazo, del boom inmobiliario, de la venta de humo y de armas, del todo está en venta, el barrio ha servido como vertedero social para esconder todo aquello que no se quería ver, edificios apuntalados, chabolismo vertical, marginación y exclusión social a tutti plain. Antes de que arrasaran con todo para imponer definitivamente su modelo de capitalismo financiero globalizado, la ciudad de Málaga tuvo una cierta industria, especialmente famosa la relacionada con el textil. En la huerta encontramos a nuestro amigo P. es una de esas personas que sufrieron “la reconversión” del sector o también llamada deslocalización, desterrado al desempleo de por vida, actualmente habita un piso con lxs hijxs, sus suegros con problemas de salud, y su compañera, conviven con mucho menos de lo más mínimo, hace años que no viajan de vacaciones a ningún otro sitio más lejos de nuestra huerta.

Otra compa de pico y azada en la ruralidad urbana es M. que siempre pensó que no les faltarían empleos para poder ir tirando, antes podía consumir de forma normalizada, pagar su hipoteca, darse algunos caprichos como comprar un libro o ir al cine o al teatro. Ayer me acerque a la huerta a echarle el compost a las lombrices con ella, y algo se quebró en su voz al hablarme, no le salía del alma las palabras. Tras unos instantes de solemne llanto profundo pude alcanzar a escuchar su voz rota por el dolor de días sumida en el espanto ante una vida que no entiende y que se le hace demasiado cuesta arriba.

Se le había olvidado sellar en la oficina del control del desempleado (INEM). Haber recordado aquella cita habría podido significar la diferencia entre tener desahogo para poder comer o no comer. Se dice desde la antigua Roma que es propio de la persona humana errar mas en esta civilización algunos errores acaban directamente con el poder ser una humana. La sociedad parece dormir tranquila en una serie de normas a todas luces inhumanas. Serán leyes si pero son absolutamente injustas. Es de esta forma en que personas como M. interiorizan que su empobrecimiento extremo es culpa suya y no de un sistema que ha permitido impunemente que unos señores vayan con negras tarjetas a darse la gran vida y ella se tenga que apretar sádicamente el cinturón hasta doler y convertirlo en su propia soga. Recientemente se le ha estropeado el automóvil que era una de las herramientas de trabajo de su compañero un honrado autónomo que apenas cubre lo mínimo para pagarle al estado las cuotas de su auto-explotación. Ayer juntas interiorizamos y entendimos de forma emocional y profunda las consecuencias de lo que decimos en nuestros discursos de forma racional: EN LA LOCURA DEL CAPITALISMO NO HAY SALIDA, ni hay vuelta atrás. Somos sobrantes del capitalismo ya no nos quieren ni como mano de obra barata, ni como consumidoras. Somos el desperdicio del capitalismo, y nos tratan como basura. Comprendimos lo absurdo de aquellos que espetan gratuitamente frases del tipo: “Los pobres serían los que más se deberían mover”, “Tantos parados ¿y que están haciendo?”… M. me pregunta por el carnet de pobre, por Caritas, por como se las puede hacer para comer. Cuando el empobrecimiento aprieta tanto, tu cuerpo se constriñe, se siente una ansiedad paralizante que te bloquea, te convierte en estatua y tu mente se ahoga en una nebulosa de ideas sin forma concreta que no te llevan a ningún lado… Es el Shock de haber creído tener algo por un tiempo y ahora tener un ingente número de deudas, carencias y marrones varios. El espanto del esperpento de un mundo en el que creías y que se derrumba a marchas forzadas y si ni tú, ni nadie lo remedia tú con él.

Y lo peor la soledad, esa maldita soledad del empobrecimiento y las palabras las que no salen del atoro de la garganta o las que no se puede decir porque son un tabú social que no se quiere escuchar o las que ya no producen ningún efecto en una sociedad desposeída de su alma o al menos de unos valores solidarios. Maldito guerra en silencio, maldita sordera social. Mientras contemplo como las lombrices devoran felizmente los desperdicios, pienso en que en La Palma-Palmilla es una historia de cientos, más antigua que “la modernidad”. Algo en común a casi toda la gente empobrecida es que no hemos entendido la realidad, incluso la que creíamos entenderla al menos racionalmente, no la conseguíamos entender en lo más profundo de nuestro ser, ahora que lleva años tocándonos, más bien rajándonos, hasta las entraña la comprendemos pero nos deja los cuerpos bloqueados. Los discursos por arriba siguen igual que siempre: Crisis en Podemos, la eterna guerra, el machismo cabalgando a sus anchas, reformar lo irreformable, como gestionar esta fábrica de dolor humano, el eco-fascismo y el fascismo de siempre…

¿A qué sindicato se le ha ocurrido que sus sedes podrían ser comedores sociales? ¿Estamos construyendo sociedad en paralelo o no? ¿Generamos proyectos autogestionarios que den respuesta a las necesidades sociales o al menos a las de nuestros entornos más cercanos y directos? ¿Discutimos y encontramos soluciones sobre lo realmente vital en nuestras asambleas: el agua, la luz, nuestras viviendas, el transporte y la movilidad, los cuidados…? ¿Estamos sociabilizando nuestros recursos? ¿Somos parte de la comunidad con todas sus contradicciones o preservamos la pureza de nuestros egos? ¿De verdad ayudamos a que nuestra gente entienda lo que les está pasando? Si puede que haya alguna mínima salida o grieta será porque nos podamos contar con sinceridad quienes somos, como estamos, y podamos caminar juntas hacia algún lado diferente al que nos marcaron y del que ahora nos empujan, lanzándonos al abismo de la depresión. Es tarea de todas tejer comunidad para convertir la basura en compost.

 

Concertinas allí, refugiados aquí

“La solidaridad es la ternura de los pueblos” Pablo Neruda.

El capitalismo es salvaje, es puro gore, es sangriento y depredador. Y no son afirmaciones gratuitas, son realidades palpables en la cotidianidad. Esta forma de producir, de consumir, de vivir que ha secuestrado y colonizado nuestros cuerpos y nuestras relaciones, nos convierte a todas en mayor o menor nivel en verdaderxs lobxs para con nuestrxs congéneres. Justificándose y legitimándose la guerra, el odio, y el racismo, permitiendo el fascismo institucional y el de baja escala en nuestros barrios y pueblos. Una guerra en Egipto supone un incremento de novecientos turistas ingleses engullendo felices y sonrientes pescaitos fritos en los chiringos de la Costa del Sol. Un pepinaco de un Tomahawk de un avión estadounidense que salió de la base militar de Rota, que por error impactó en una escuela, son millones de euros para las constructoras europeas que contratarán los gestores, o si lo prefieren dictadores aparentemente democráticos puesto a golpe de euros y dolares en el trono del país de turno. Es la Globalización, baby, nos dicen. Con dos vasos de aguita, potae de arroz con habichuela para toas, les diría mi abuela. Si no hubierais “rescatado” los bancos… les diría yo.

European Security Fencing, es el nombre de la empresa de Cártama (Málaga), que provee de concertinas a Hungría para que monte a toda prisa su frontera a recién estrenar. El nombre de la empresa malagueña esconde 2 eufemismos en ingles, “European” que quiere decir imperialismo y colonización, y “Security” que suele querer decir dañar, vigilar, mutilar, perseguir, controlar…es decir en andaluz: inseguridá. Son buenas, son cortantes, mas no suficiente contra el horror y el hambre, las pudieron probar nuestrxs hermanxs subsaharianxs aquí cerca en Melilla. Griñan (expresidente de la Junta de Andalucía e imputado por el caso de los EREs), no tuvo el gusto de probarlas, pero dijo sobre esta entidad que era “la apuesta de Andalucía por la innovación, las nuevas tecnologías y el conocimiento para relanzar la economía”. Innovación en el dolor humano, de las concertinas malacitanas, que se exportan a 25 países. Y la importación de vuelta son la gente migrante huyendo de las atrocidades de una vida sin dignidad. Exportamos armas, importamos mano de obra barata o sin eufemismo “esclavos”, que construyan más armas, exportamos dolor, importamos más sufrimiento, es la respiración del Capitalismo inspira, espira, en un continuo machaque social hasta la expiración final. Puesto a exportar algo de Málaga preferiría exportar nuestra incondicional solidaridad andaluza. Los hermanos Mora Salazar han hecho el agosto y mientras tanto aquí en las colonias de la Europa de los mercados, la hipocresía continúa, los políticos se han puesto la chaqueta del “Je sui Refugiado Sirio”. Pero pocos contestan a las preguntas realmente importantes: ¿De dónde salen las armas que generan estas guerras atroces? ¿Quién financia la compra de este armamento? ¿Cuántos países se han saqueado y expoliado para obtener recursos naturales? ¿y cuáles son las consecuencias humanitarias y medio ambientales? Y por ultimo ¿qué beneficios en forma de materias primas o de lucro se va a sacar de esta guerra? Para entenderlo, imprescindible leer el articulo de Olga Rodriguez Los Refugiados vienen, las armas de la UE.y de EE. UU. Se van. 1 . Ya lo cantaba La Polla en “Hombres de Respeto: “Los muertos no interesan y ni si quiera son humanos si sube la bolsa nos da igual”. Y aunque Merkel haciéndose selfies con los refugiados y siendo abucheada por sus ex-camaradas neonazis tenga su puntito, faltan los lacitos de colores y el que rajoy mismo “apadrine” un Sirio. Hasta la izquierda de salón y plató de televisión más “responsable” advierte por lo bajini (Ejemplo Westringe): ¿Cuánto nos va a costar esto? Traer más pobres degradará aun más el paisaje… Todo es pura careta, y teatro, nadie profundiza, nadie explica lo que todo sabemos pero que no queremos oir, no son refugiados, son la consecuencia más directa y cruel del sistema terrorista en que estamos instalados y tiene nombres: Capitalismo, Colonialismo, Imperialismo, Patriarcado…

Lxs Andaluces/as somos refugiados/as de otras guerras y otros horrores, de los del olvido del exterminio de parte de nuestra gente en carreteras, el de batalla económica y ser rehén de las circunstancias para más tarde ser un esclavo que cobra 3 euros la hora en contratos de practicas de 2 años sirviéndole el pescaito frito a los turistas, el de que tuvo la “fortuna” de exiliarse a Inglaterra, Alemania o Francia o la que no encuentra refugio del machismo galopante… Y siempre el mismo puñetero y vil argumento: no digáis eso, porque aquí por lo menos cobras o por lo menos si te pones malo tienes sanidad publica. El que hayan fabricado otros infiernos siempre alimenta que la llama del tuyo podría ser mucho más ardiente. Pero precisamente por todo el dolor, que hemos sufrido y que venimos sufriendo lxs Málagueñxs no podemos volver la cara a los rostros del dolor de otras que en realidad al ser tan próximas en su dolor son nosotras, en Málaga sabemos perfectamente que hay riqueza de sobra, vivimos en una tierra que podría ser un verdadero paraíso, sino fuera porque hay unos poquitos que han cercado el paraíso a costa de la explotación de la tierra y de su gente.

Por supuesto primero los de aquí, los de aquí ¿Quienes son? Pues los de aquí, son como todo andaluz sabe, los que vienen a ser, estar y compartir a esta tierra de puertas abiertas y soles generosos. Los de aquí ¿Quienes son? Pues lxs marroquis, lxs ingleses/as, suecxs o alemanes/as (los “guiris” de toda la vida), lxs rumanxs, lxs colombianxs, bolivianxs, argentinxs y ahora los de aquí son lxs Sirixs, Libixs, Iraquis, Andaluces por los cuatro costaos, porque “Tú sueñas, tú flipas, tú mueres con to lo que hay aquí” que cantaban Los Reincidentes. Y ese es el mensaje de lucha que la abundante riqueza de nuestra tierra se reparta para todas los que por azares más afortunados o menos afortunados hemos venido a Andalucía a vivir y compartir, que todas podamos vivir dignamente y no tener que estar peleándonos por las migajas como si fuéramos bestias. Los de allí, los capitalistas voraces, los que se enriquecen a costa del infortunio de otras, los que hacen negocio con el dolor y el hambre, los que de nuestras necesidades sacan lucro, esos más bien estarían lejos de nuestra tierra, no más allá pero si más allí… porque tales comportamientos no tienen lugar.

Consciente que Coco en Barrio Sésamo no me dejo muy claras las cosas, y que no entiendo mucho de aquí y de allís, ni de primeros y segundos, ni de otras, y si más de nosotras, solo me queda recordar las palabras de alguien de nuestra tierra escribió hace unos 100 años: “en Andalucía no hay extranjeros”.2

 

Estatuas

“1, 2, 3,4… Ya y quien no se ha escondido, tiempo ha tenido.” Grito la niña de coletas y falda con dibujos de mariquitas.
En las pantallas de la sala vacía apareció el presidente y dijo que había que favorecer la movilidad.
Y todas desaparecimos. Cada una se escondió donde creyó que jamás la encontrarían. Pepe, Joan, Lawal, Unai, y Guadalupe fueron tan lejos como esos sitios donde sus abuelos se exiliaron hace años. Marga, Pepa, y Amaia quedaron recluidas en las casa, quedo la toma del ágora en un vago recuerdo de otros tiempos. Las más veloces en coches y aviones, las más inquietas no pudieron elegir donde ocultarse directamente se las llevaron a grande jaulas “libres” o cerradas… Todas  con el virus de la velocidad voraz en sus cuerpos, gritaron: “Salvase quien pueda”.
El televisor se encendió y con voz solemne, el empresario dijo que “O se le daba más dinero o seguiría creciendo el paro”.
Y consiguieron lo imposible. En el parque: los pensionistas reunidos enmudecieron su cháchara mañanera, se volvieron aburridos y robóticos los besos de lxs recién enamoradxs, los migrantes dejaron de parir culturas en sus labios, las pelotas de lxs niñxs se recubrieron de cemento, el pasear convertido en un pesado ejercicio mecánico, los arboles se oxidaron y los columpios se encadenaron con raices al asfalto. Se convirtió la vida en algo inentendible: Andar contando pasos dictados por un podómetro, comida por calorías, comunicarse por redes, sexo por video y miedos por pastillas.
“1, 2 3 pollito Ingles sin mover las manos ni los pies.” La niña abrió los ojos, volvió la cara y todas las personas se habían vuelto estatuas. Las miro fijamente, las olio, las toco… y una vez que sacio su curiosidad, se puso a andar mirando el suelo entretenida cantando una canción. Hasta que observo asombrada una grieta. Puso mucho esfuerzo en acrecentar la grieta con sus manitas hasta que vio que su cuerpo cabria por ese negro vacio. Salto.

¿El grupo o la sociedad es la suma de lxs individuxs (o de las necesidades de lxs mismxs) que la componen?

El todo es mayor que la suma de sus partes” (Psicología Gestalt)

Evidentemente sin personas (individuxs) no hay sociedad, ni hay grupo. Pero si hay un logro psicológico del capitalismo liberal es este precisamente el pensamiento individual frente al del común/social/colectivo. Y este pensamiento que reduce a un grupo a la suma de individualidades es toda una ceguera. Los grupos (y sociedades) para empezar pueden que no sean sumas, pueden que al interactuar sean multiplicaciones, divisiones, restas o cualquier tipo de formula matemática que se nos ocurra… Ejemplo: “A veces en un grupo nos ha restado nuestro potencial individual y otras nos ha multiplicado por 10 nuestras fuerzas individuales”. Ahí es donde el axioma o la premisa de partida se complementan y se hace más compleja. Otros factores que entran en juego son:

“redes de propagación”  de las que esa persona o ese grupo tenga.

La dinámicas de interacción o relación que el propio grupo crea bien reproduciendo un modelo ya establecido o bien de forma autónoma.

La estructura. Los grupos tienen una estructura implícita o explícita que asumen necesaria para su funcionamiento.

La historia común. Todos esos sucesos que han ido construyendo un relato común de sus vivencias.

La misión. El objetivo a largo plazo, el sentido de vida que el grupo construye.

¿Un Alma? Puede que haya un sentir común que se escape a la racionalidad. O una sustancia que une al grupo de una manera diferente.

El Contexto. Aquellos elementos que rodean a las personas que se mueven en un determinado escenario social-historico-político que les da unos límites de actuación del que puede querer salir o no.

Lo “que no se es” o lo que no se tiene. El grupo al igual que la persona también lo compone aquello que no se es, los anhelos, deseos, frustraciones, limitaciones, falta de recursos…

Viendo estos otros factores, lo que era una suma puede que sea una suma ponderada porque en el grupo Paquita, no cuenta igual que Menganita. Además sabemos gracias a la psicología de los grupos sabemos que el individuo no se comporta de igual manera en un grupo que solo y además según el tamaño sus comportamientos van cambiando. Es el debate también de una parte de la psicología: ¿Terapia de grupo o Terapia en grupo? (Esta última la más utilizada, no se hace terapia al grupo como ente sino a los individuos dentro de un grupo).

Personalmente esta premisa o axioma atomista de que el grupo es una suma de individuos es casi una forma de decirle que si al liberalismo. En la filosofía de esta doctrina económica-social esta: “Un voto, una persona. Un comprador, un ciudadano”. Mientras mejor este Emilio Botín mejor para la sociedad. Mientras más feliz sea mi vecina, mejor para la de la Palmilla. Sin embargo asumir esto es no visualizar el conflicto y ser miopes a las desigualdades.  Incluso a las clases sociales, que en mi opinión de alguna forma siguen existiendo aunque dentro de ellas haya muchas microsegmentaciones. Clases bajas y dentro de ellas: precarias, “dependientes”, funcionariado bajo, estudiantes…

Para saber más:

Foucault

Estructuralismo

Psicología de los grupos

Ecologismo Social

¿Si entender lo social y lo grupal es tan complejo (difícil) porque no nos centramos únicamente en el individuo?

Visto de esta manera es tentador abandonar la visión social y centrarnos en lxs individuxs únicamente. O mejor centrarnos entonces en el Yo (en el ego), pues es lo único de lo que tenemos certezas empíricas directas y control más o menos directo.

Lo primero que me presenta  dudas es que “la persona” por si sola sea mucho menos compleja que entender la sociedad. Lo segundo la convicción de que la persona por sí sola NO EXISTE, quiero decir existe el “Ser Social” el ser que se construye en base a su entorno, que se modela a la par que también modela su propio entorno. Los “experimento” de seres humanos que desde chicos viven sin sociedad dan como resultados animales que poco o nada tienen que ver con lo que llamamos ser humano.

Sobre todo creo que un grupo que su “misión” principal es la transformación social el renunciar al análisis social es todo un error. Cuando su objeto de cambio es precisamente la sociedad. Por el contrario pienso que será una suerte tener una buena sociología y  aprovechar nuestras herramientas de análisis crítico. Muchas venimos de la comunidad universitaria de las ciencias sociales criticas, utilicemos nuestras capacidades, nuestras herramientas para precisamente deconstruir su discurso.

Para saber más:

Sociología

Raúl Zibechi

¿Para que haya un cambio social tiene que haber un cambio individual?

Si fuera verdad que cambiando todos individualmente cambiaria automáticamente el sistema-estructura haríamos bueno el capitalismo. Este es uno de los argumentos procapitalistas: “No es el sistema es las personas”, “El problema no es el estado es la corrupción”… La gente de una manera u otra puede que ya perciba las realidades injustas y que se esfuerce en ser lo más “buena” posible, pero sin embargo el cambio no se produce. Si fuera de esta manera es solo un problema de gestión podemos pedir que haya mejores gestores para que las estructuras den como resultado un cambio social. Sin embargo el desarrollo personal e individual de una persona sin más no da como resultado mejores sociedades, en muchos casos da lugar a todo lo contrario. Así como que botín genere más riqueza, que la Ford cree más puestos de empleos, que la UMA tenga mayor número de estudiantes no crea una mejor sociedad. Que yo me desarrolle intelectualmente, que me deconstruya más o me sane mis traumas de la infancia puede que no dé a parar en ningún tipo de cambio social. Es más puede que genere tanta desigualdad, asimetría y alejamiento con el resto de mortales que me produzca una continua insatisfacción de por vida en mis relaciones con las otras. Por eso es importante que determinemos que tipo de cambio y en qué dirección va ese cambio. No es tema baladí, ¿Cómo se produce un cambio profundo?, ¿Qué nos lleva a cambiar?, ¿Para qué cambiar?, ¿Con quién cambiamos?…

Un ejemplo de cambio social no determinado por un cambio previo individual es por ejemplo un terremoto, un accidente nuclear, un bloqueo económico, un “corralito”… una circunstancia externa a los individuos de un grupo/sociedad pero que hace que todos tomen una perspectiva muy diferentes de su contexto-vida sin una deconstrucción previa de ningún tipo. Circunstancias no individuales que determinan las conciencia colectiva de los grupos/sociedades, vivir en una isla, que haya mucho viento, que en tu país las castas estén naturalizadas… Lo que esto nos demuestra es que en el cambio también juegan aspectos en apariencia “coyunturales”, “azaristicos” o no “previsibles”.

Si aceptáramos la premisa del título del epígrafe, incluso el determinismo Marxista podría tener razón: “La revolución es un proceso científico.”. Sin embargo la realidad nos da de golpes continuos contra un muro, se dan todas las condiciones objetivas para que esta ocurra, pero no prende la mecha de la revolución. Tiene que haber algo más que estemos pasando por alto que una mera suma de cambios individuales que llevan a un gran cambio global. Incluso podrían asumiendo esta idea tener razón los Postmodernos: “La historia ya no existe, lo que existe son una gran concatenación de microhistorias.”

Sin negar parte de las razones de estos pensamientos, creo que en lo concreto derivan en prácticas que gozan de poca mirada global, muy fraccionadas, y que no encuentran conexiones. Es posible que el problema no sea que ya no exista la historia, sino que ahora y siempre la historia la escriben los que mantienen posiciones de poder. El problema es que la historia no la escribimos como un sujeto común “los oprimidos”. ¿Por qué? Aquí intuyo que está la clave. No existe ese sujeto común (¿la clase obrera?, ¿los de abajo?…) o sujetos comunes de cambio (¿Las precarias?, ¿Los ecologistas?…)  Está todavía muy por construir y de estar ya construidos falta encontrar las relaciones transformadoras entre ellas. Desde la diversidad, nos faltan espacios comunes y de encuentros que generen una autonomía transformadora.

Eso creo que es en parte Zambra/Baladre, un sujeto común de cambio que posibilita un espacio común y autónomo para una lucha transformadora desde la diversidad. Por tanto el grupo tiene una esencia más allá de que la persona concreta (Yo, Menganita o Paquita…) entre o salga del grupo. La persona pone parte de sus características en el grupo, pero el grupo mantendrá parte de su esencia inalterada o si no será otro grupo.

Entonces ¿Las revoluciones serán espontanea? Pues intuyo que tendrá un elemento de espontaneidad. Como la de unxs chicxs que deciden acamparse en la plaza del Sol, tras una manifestación donde la policía les reprime. Pero todo eso se dará bajo la tierra bien abonada de nuestras luchas cotidianas, locales y globales. Ese es nuestro trabajo arar. Crear continuamente condiciones para que algún día la chispa adecuada de con la tecla que desborde el sistema. Y seguramente ese solo sea el inicio de un proceso tan fuerte de cambio que no lo viviremos nosotras, ni siquiera los hijos de esta generación… ¿Por qué nos creemos tan especiales? Si la lucha de clases ha existido prácticamente desde que el mundo es mundo porque vamos a tener el privilegio de ver la abolición de la misma. Me gusto una charla que dio Raúl Zibechi en CGT, empezó preguntándonos ¿Por qué creo que no será posible la revolución? Mayores niveles de represión y más eficaces, cambios sociales a los que no damos respuesta, falta de redes reales de apoyo mutuo, debilidad del movimiento sindical, falta de militancia… Esto no nos debería desanimar sino retar, porque ya lo decía Durruti: “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. El nuevo mundo se parirá espero entre todas en este vertedero y habrá que amamantarlo y cuidarlo por personas que como nosotras ya se están atreviendo a intentar vivir la utopía (La IdeA). Nosotras estamos viviendo un momento histórico muy especial y tenemos las herramientas para allanar el camino para que otras sigan con una ancestral lucha para que otro tipo de vida más justa se produzca para todxs.

 Para saber más:

A ti misma!!!

Textos Libertarios (Taibo “Repensar la anarquía”, Bookchin, Malatesta, Zapatistas…)

Mundo inexistente.

Sheila no había tirado migas de pan porque no quería recordar el camino de vuelta.

Salió por la noche a pasear, y ya no estaban las paradas de autobús, ni las carreteras, se habían borrado los graffitis, las paredes se habían derrumbado. Se sintió algo confundida andando por esa llanura ausente de todo estimulo físico. Miro hacia el horizonte, solo quedaban las cenizas de la puerta; de la que tantas veces había tocado el timbre y tantas veces le habían recibido con los brazos abiertos. Se movía por un escenario de cine, pensó que era como estar en Dogville.

Al regresar a casa. Fue a por el disco, Meds de Placebo, lo coloco en la minicadena. Pista 1, silencio, Pista 2, silencio, Pista 3, silencio, Pista 4, silencio… pensó que el disco estaba roto, coloco “Relax” de Los Piratas, y ocurrió lo mismo. Probo a ponerlo en el ordenador, y el resultado fue idéntico. Se sirvió una copa de vino tinto, le supo a agua.

Llamó por teléfono a toda su agenda de amigxs, nadie le contesto. Los libros se habían convertido en libretas de hojas en blanco, los cuadros en lienzos sin pintura alguna. Solo funcionaba la televisión. Todo está desapareciendo.

 Sheila quiso acordarse del camino de vuelta a cuando el mundo existía, pero no había tirado migas de pan y ahora vivía en un continuo mundo de inexistencia.

¿El grupo o la sociedad es la suma de lxs individuxs (o de las necesidades de lxs mismxs) que la componen?

El todo es mayor que la suma de sus partes” (Psicología Gestalt)

Evidentemente sin personas (individuxs) no hay sociedad, ni hay grupo. Pero si hay un logro psicológico del capitalismo liberal es este precisamente el pensamiento individual frente al del común/social/colectivo. Y este pensamiento que reduce a un grupo a la suma de individualidades es toda una ceguera. Los grupos (y sociedades) para empezar pueden que no sean sumas, pueden que al interactuar sean multiplicaciones, divisiones, restas o cualquier tipo de formula matemática que se nos ocurra… Ejemplo: “A veces en un grupo nos ha restado nuestro potencial individual y otras nos ha multiplicado por 10 nuestras fuerzas individuales”. Ahí es donde el axioma o la premisa de partida se complementan y se hace más compleja. Otros factores que entran en juego son:

“redes de propagación”  de las que esa persona o ese grupo tenga.

La dinámicas de interacción o relación que el propio grupo crea bien reproduciendo un modelo ya establecido o bien de forma autónoma.

La estructura. Los grupos tienen una estructura implícita o explícita que asumen necesaria para su funcionamiento.

La historia común. Todos esos sucesos que han ido construyendo un relato común de sus vivencias.

La misión. El objetivo a largo plazo, el sentido de vida que el grupo construye.

¿Un Alma? Puede que haya un sentir común que se escape a la racionalidad. O una sustancia que une al grupo de una manera diferente.

El Contexto. Aquellos elementos que rodean a las personas que se mueven en un determinado escenario social-historico-político que les da unos límites de actuación del que puede querer salir o no.

Lo “que no se es” o lo que no se tiene. El grupo al igual que la persona también lo compone aquello que no se es, los anhelos, deseos, frustraciones, limitaciones, falta de recursos…

Viendo estos otros factores, lo que era una suma puede que sea una suma ponderada porque en el grupo Paquita, no cuenta igual que Menganita. Además sabemos gracias a la psicología de los grupos sabemos que el individuo no se comporta de igual manera en un grupo que solo y además según el tamaño sus comportamientos van cambiando. Es el debate también de una parte de la psicología: ¿Terapia de grupo o Terapia en grupo? (Esta última la más utilizada, no se hace terapia al grupo como ente sino a los individuos dentro de un grupo).

Personalmente esta premisa o axioma atomista de que el grupo es una suma de individuos es casi una forma de decirle que si al liberalismo. En la filosofía de esta doctrina económica-social esta: “Un voto, una persona. Un comprador, un ciudadano”. Mientras mejor este Emilio Botín mejor para la sociedad. Mientras más feliz sea mi vecina, mejor para la de la Palmilla. Sin embargo asumir esto es no visualizar el conflicto y ser miopes a las desigualdades.  Incluso a las clases sociales, que en mi opinión de alguna forma siguen existiendo aunque dentro de ellas haya muchas microsegmentaciones. Clases bajas y dentro de ellas: precarias, “dependientes”, funcionariado bajo, estudiantes…

Para saber más:

Foucault

Estructuralismo

Psicología de los grupos

Ecologismo Social

¿Si entender lo social y lo grupal es tan complejo (difícil) porque no nos centramos únicamente en el individuo?

Visto de esta manera es tentador abandonar la visión social y centrarnos en lxs individuxs únicamente. O mejor centrarnos entonces en el Yo (en el ego), pues es lo único de lo que tenemos certezas empíricas directas y control más o menos directo.

Lo primero que me presenta  dudas es que “la persona” por si sola sea mucho menos compleja que entender la sociedad. Lo segundo la convicción de que la persona por sí sola NO EXISTE, quiero decir existe el “Ser Social” el ser que se construye en base a su entorno, que se modela a la par que también modela su propio entorno. Los “experimento” de seres humanos que desde chicos viven sin sociedad dan como resultados animales que poco o nada tienen que ver con lo que llamamos ser humano.

Sobre todo creo que un grupo que su “misión” principal es la transformación social el renunciar al análisis social es todo un error. Cuando su objeto de cambio es precisamente la sociedad. Por el contrario pienso que será una suerte tener una buena sociología y  aprovechar nuestras herramientas de análisis crítico. Muchas venimos de la comunidad universitaria de las ciencias sociales criticas, utilicemos nuestras capacidades, nuestras herramientas para precisamente deconstruir su discurso.

Para saber más:

Sociología

Raúl Zibechi

¿Para que haya un cambio social tiene que haber un cambio individual?

Si fuera verdad que cambiando todos individualmente cambiaria automáticamente el sistema-estructura haríamos bueno el capitalismo. Este es uno de los argumentos procapitalistas: “No es el sistema es las personas”, “El problema no es el estado es la corrupción”… La gente de una manera u otra puede que ya perciba las realidades injustas y que se esfuerce en ser lo más “buena” posible, pero sin embargo el cambio no se produce. Si fuera de esta manera es solo un problema de gestión podemos pedir que haya mejores gestores para que las estructuras den como resultado un cambio social. Sin embargo el desarrollo personal e individual de una persona sin más no da como resultado mejores sociedades, en muchos casos da lugar a todo lo contrario. Así como que botín genere más riqueza, que la Ford cree más puestos de empleos, que la UMA tenga mayor número de estudiantes no crea una mejor sociedad. Que yo me desarrolle intelectualmente, que me deconstruya más o me sane mis traumas de la infancia puede que no dé a parar en ningún tipo de cambio social. Es más puede que genere tanta desigualdad, asimetría y alejamiento con el resto de mortales que me produzca una continua insatisfacción de por vida en mis relaciones con las otras. Por eso es importante que determinemos que tipo de cambio y en qué dirección va ese cambio. No es tema baladí, ¿Cómo se produce un cambio profundo?, ¿Qué nos lleva a cambiar?, ¿Para qué cambiar?, ¿Con quién cambiamos?…

Un ejemplo de cambio social no determinado por un cambio previo individual es por ejemplo un terremoto, un accidente nuclear, un bloqueo económico, un “corralito”… una circunstancia externa a los individuos de un grupo/sociedad pero que hace que todos tomen una perspectiva muy diferentes de su contexto-vida sin una deconstrucción previa de ningún tipo. Circunstancias no individuales que determinan las conciencia colectiva de los grupos/sociedades, vivir en una isla, que haya mucho viento, que en tu país las castas estén naturalizadas… Lo que esto nos demuestra es que en el cambio también juegan aspectos en apariencia “coyunturales”, “azaristicos” o no “previsibles”.

Si aceptáramos la premisa del título del epígrafe, incluso el determinismo Marxista podría tener razón: “La revolución es un proceso científico.”. Sin embargo la realidad nos da de golpes continuos contra un muro, se dan todas las condiciones objetivas para que esta ocurra, pero no prende la mecha de la revolución. Tiene que haber algo más que estemos pasando por alto que una mera suma de cambios individuales que llevan a un gran cambio global. Incluso podrían asumiendo esta idea tener razón los Postmodernos: “La historia ya no existe, lo que existe son una gran concatenación de microhistorias.”

Sin negar parte de las razones de estos pensamientos, creo que en lo concreto derivan en prácticas que gozan de poca mirada global, muy fraccionadas, y que no encuentran conexiones. Es posible que el problema no sea que ya no exista la historia, sino que ahora y siempre la historia la escriben los que mantienen posiciones de poder. El problema es que la historia no la escribimos como un sujeto común “los oprimidos”. ¿Por qué? Aquí intuyo que está la clave. No existe ese sujeto común (¿la clase obrera?, ¿los de abajo?…) o sujetos comunes de cambio (¿Las precarias?, ¿Los ecologistas?…)  Está todavía muy por construir y de estar ya construidos falta encontrar las relaciones transformadoras entre ellas. Desde la diversidad, nos faltan espacios comunes y de encuentros que generen una autonomía transformadora.

Eso creo que es en parte Zambra/Baladre, un sujeto común de cambio que posibilita un espacio común y autónomo para una lucha transformadora desde la diversidad. Por tanto el grupo tiene una esencia más allá de que la persona concreta (Yo, Menganita o Paquita…) entre o salga del grupo. La persona pone parte de sus características en el grupo, pero el grupo mantendrá parte de su esencia inalterada o si no será otro grupo.

Entonces ¿Las revoluciones serán espontanea? Pues intuyo que tendrá un elemento de espontaneidad. Como la de unxs chicxs que deciden acamparse en la plaza del Sol, tras una manifestación donde la policía les reprime. Pero todo eso se dará bajo la tierra bien abonada de nuestras luchas cotidianas, locales y globales. Ese es nuestro trabajo arar. Crear continuamente condiciones para que algún día la chispa adecuada de con la tecla que desborde el sistema. Y seguramente ese solo sea el inicio de un proceso tan fuerte de cambio que no lo viviremos nosotras, ni siquiera los hijos de esta generación… ¿Por qué nos creemos tan especiales? Si la lucha de clases ha existido prácticamente desde que el mundo es mundo porque vamos a tener el privilegio de ver la abolición de la misma. Me gusto una charla que dio Raúl Zibechi en CGT, empezó preguntándonos ¿Por qué creo que no será posible la revolución? Mayores niveles de represión y más eficaces, cambios sociales a los que no damos respuesta, falta de redes reales de apoyo mutuo, debilidad del movimiento sindical, falta de militancia… Esto no nos debería desanimar sino retar, porque ya lo decía Durruti: “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. El nuevo mundo se parirá espero entre todas en este vertedero y habrá que amamantarlo y cuidarlo por personas que como nosotras ya se están atreviendo a intentar vivir la utopía (La IdeA). Nosotras estamos viviendo un momento histórico muy especial y tenemos las herramientas para allanar el camino para que otras sigan con una ancestral lucha para que otro tipo de vida más justa se produzca para todxs.

 Para saber más:

A ti misma!!!

Textos Libertarios (Taibo “Repensar la anarquía”, Bookchin, Malatesta, Zapatistas…)

15 pasos para un suicidio político

 

1. Vanguardismo. Impón tus ritmos, utiliza los hechos consumados, no esperes a que te siga tu grupo…

2. Personalismo. Se individualista, desmárcate, destaca… el grupo esta bien, ¡Si! Para legitimar tus conductas y decisiones y para que curren por/para ti.

3. Colegueo. Pon centralidad en el buen rollismo, confunde el Colegueo y el amiguismo con la acción social y política.

4, Patriarcado. Los espacios políticos son buenos para encontrar ligues y rollos, seria tonto desaprovecharlos. No le des importancia a las conductas sexistas o a las construcciones sociales que conllevan desigualdades y dominancias.

5. No tengas en cuenta las lógicas del lugar. No busques adaptarte a los sitios donde trabajes políticamente, que se adapten ellos a ti.

6. Falta de transparencia. Utiliza estrategias donde no sepan si vienes en calidad individual, del grupo X o del grupo Y. No seas claro de que intenciones tienes en el proyecto político en el que estas inmerso…

7. Siembra el odio, el rencor, la sospecha, el rumor, el cotilleo, la desconfianza… sobre otros componentes del grupo bien por su pasado, bien por su pertenencia a otros grupos sociales o políticos.

 8. Elitismo. Pon por encima de tu grupo tu criterio experto o el de los expertos de referencia.

 9. Ego. Tienes la verdad, los demás te deben reconocimiento, espera que te den palmaditas y medallitas, busca el aplauso, la foto…

10. Cuadrillismo. No crees relaciones externas, no busques alianzas.  ¿Con quien puedes hacer mejor política que con tus colegas?

11. Falta de (auto)critica. La humildad es un invento pasado de moda, no tienes nada que trabajarte, y si lo tienes ya te habrías dado cuenta.

 12. Tiranía. No tengas en cuenta a las minorías, ni a las voces criticas, ni a las personas con menos peso en el grupo…

 13. Chaqueterismo ideológico. Mueve tus ideales según los intereses de cada momento, muéstrate difuso, y aprovecha los triunfalismos.

 14. Violencia. Demuestra cuan fuerte eres, y no des resquicio a mostrar tus debilidades.

 15. Victimismo. Si todo lo anterior no te ha funcionado. Busca un agresor, como mártir siempre tendrás una legión de seguidores que te cuiden y protejan.