Sáb. Jul 20th, 2024

Cada cuatro años, durante muchos de militancia, muchas hemos tenido que justificar el porqué de no de participar en listas electorales, a pesar de algunas parecernos y a veces serlo, muy cercanas.
El circo lamentable que vivimos estos días es la mejor prueba del porqué no nos representa, del porqué para muchas, la política es otra cosa. La necesidad de decirlo todo y todo lo contrario en apenas días. El nivel de ego expuesto públicamente de manera tajante y sin escrúpulos, sólo nos acerca a lo que no queremos ser, a pesar de que entendamos la valentía de muchas que dan el paso, en un camino difícil para las pocas que lo entienden desde lo colectivo.

No voy a hacer demagogia ni ceguera social, hay derechos conseguidos para las personas más vulnerables y expuestas que no podemos jugarnos, ni jugar con ellos las que no lo sufrimos al menos en primera persona. Es importante sostener lo conseguido con tanta lucha social. Vital para muchas personas que lo necesitan para existir y ser respetadas como tal.

Sólo quiero resaltar que existe otra forma de hacer política, y que se hace todos los días por mucha gente organizada que tiene otros códigos y, sobre todo, otra manera de entenderla desde el proceso lento y seguro y con las expectativas puestas a largo plazo. Y hay que defenderla como valor de un izquierda que busca construir colectivamente una vida mejor para todas, a pesar de ser invisibilizada y ninguneada por las de arriba, sean del color que sea. Menospreciada a pesar de ser quienes sostienen lo poco perdurable de la revolución que nace de lo cotidiano. De la política con caras y nombres y apellidos y problemas que se reconocen comunes para ser afrontados entre todas.

Puede tocar lo que toque que se considere necesario. Desde luego ninguna sabemos cuál es el mejor camino para andar el de todas. Pero no olviden que mañana toca seguir remando en el barranco de las nadie que se juntas para poder ser sin complejos. Y en ese barranco, hay mucha gente que no se ve, pero que lleva mucho tiempo mirando a los ojos de todas, para no ser desde lo individual de este sistema podrido.

Solas a ningún sitio, pero juntas: a donde soñemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.