Mar y tierra

Veces vienes modosa, tímida, con un amor que se me antoja de espumas blancas y burbujas sedantes. Pero otras, te abalanzas sobre mi cuerpo desnudo, sobre mis huesos limpios, recordando a cada instante, un siglo tras cada año, que tu única misión, tu pertinaz locura es nada más que desgastarme las entrañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *