All Articles by El Majado Radio Pimienta

56 Articles

All Articles by El Majado Radio Pimienta

1 Article

CÁRCEL: Represión y empobrecimiento

Muchas de las personas que por diversos motivos se mueven en torno al mundo de las cárceles actuales, han expresado frases como ésta: “en las cárceles españolas hay sobre todo personas pobres y enfermas”.

Y les asiste toda la razón. No solamente porque como dicen los datos, que más del ochenta por ciento de las personas privadas de libertad provengan de contextos de pobreza o desestructuración, sino porque se les ha criminalizado su pobreza o se ha obviado en ellas, en muchos casos,  su enfermedad mental, crónica o proveniente de largos procesos de hábitos de consumo.

 Miradas así las cárceles, no podemos hablar de otra causa a esta realidad,  que el caos social del mundo en el que vivimos y especialmente el español. Un mundo dividido por el enriquecimiento desmedido y por el empobrecimiento vergonzoso. Dos situaciones que caminan en paralelo, que se sostienen como inevitables, que se padecen con indignación y se sitúan en la mayor profundidad de la injusticia social.

 Llegados aquí, probablemente hay que decir que solamente hay un camino para afrontar estas situaciones; el del pacto social que incluya la participación de todos y de todas; la de los enriquecidos y la de los empobrecidos; la de los que sufren la represión y la de los que utilizan las medidas represivas para sostenerse en el pedestal del poder.

 La cárcel, su injusta realidad y existencia pone en cuestión aparentes verdades en las que se asienta. Esta no es igual para todas las personas. Los  delitos no son perseguidos y sancionados de igual manera. No es el sistema más justo y civilizado para solucionar los conflictos. La cárcel no siempre ha existido y deberá continuar existiendo. La cárcel no puede continuar justificando que si la mayoría de las personas que hay en ellas son pobres, eso significa que los pobres son los delincuentes. Cuántos mitos de este talante se utilizan hoy y se han utilizado sin tener en cuenta que, por ejemplo, los grandes delitos contra la humanidad no han sido los pobres quienes los han cometido y continuamos, sin embargo, impotentes e impasibles, en muchos casos, ante ellos.

 Todo cuanto rodea la cárcel es muy oscuro; es como un espacio cerrado en el que la violencia se hace demasiado presente. ¿Cómo hemos podido vivir en un año con extraña insensibilidad e ignorancia tanta muerte y dolor como el que ha ocurrido en cárceles como la de Topas? Suicidios, agresiones mortales, han pasado extraordinariamente desapercibidas para una sociedad como la nuestra que pide represión y cárcel sin sentido para quien se nos antoja que debe dejar de ser delincuente.

Las personas empobrecidas y enfermas forman parte del segundo gran colectivo de las cárceles del estado español. Esta situación que avanza sin que nadie la frene, es signo evidente de la criminalización y represión del empobrecimiento. Para los que tendría que haber un trato especial respetando su derecho a la salud, no hay más que abandono y reclusión, agresividad y violencia. No cabe otro camino que la denuncia insistente a la sociedad y a los propios mecanismos del estado.

 El castigo se toma como la norma suprema y no es necesario analizar porqué. El castigo por el castigo en todo el proceso aparece como la única medida para ofrecer justicia al que se juzga como culpable. La cárcel está legitimada socialmente para ser instrumento de sufrimiento. Ya no se puede sostener en este tiempo que las cárceles continúen siendo instituciones diseñadas para sostener enfermedades que se agravan, o que se producen o reproducen. Y casi siempre en los más pobres. ¡Qué casualidad!.

 Las cárceles responden, en gran medida, a las exigencias que hacemos la sociedad  para pedir medidas drásticas en seguridad ciudadana; nos indignamos ante el caos social y aparecen con demagogia, en muchos casos extrema, medidas que no van a la raíz de los problemas y que, por lo tanto, producen inutilidad y responden más a la necesidad de control por parte del modelo de sociedad que nos envuelve, que a la voluntad real de solucionar los conflictos. Y en esta situación siempre pierden los empobrecidos.

¿No será que la cárcel responde a ser una estructura política para legitimar, organizar y controlar, como algunos han planteado muy convencidos, la vida social? ¿Dónde quedan las personas a quienes todo Estado se debe sobre todo?

15 pasos para un suicidio político

 

1. Vanguardismo. Impón tus ritmos, utiliza los hechos consumados, no esperes a que te siga tu grupo…

2. Personalismo. Se individualista, desmárcate, destaca… el grupo esta bien, ¡Si! Para legitimar tus conductas y decisiones y para que curren por/para ti.

3. Colegueo. Pon centralidad en el buen rollismo, confunde el Colegueo y el amiguismo con la acción social y política.

4, Patriarcado. Los espacios políticos son buenos para encontrar ligues y rollos, seria tonto desaprovecharlos. No le des importancia a las conductas sexistas o a las construcciones sociales que conllevan desigualdades y dominancias.

5. No tengas en cuenta las lógicas del lugar. No busques adaptarte a los sitios donde trabajes políticamente, que se adapten ellos a ti.

6. Falta de transparencia. Utiliza estrategias donde no sepan si vienes en calidad individual, del grupo X o del grupo Y. No seas claro de que intenciones tienes en el proyecto político en el que estas inmerso…

7. Siembra el odio, el rencor, la sospecha, el rumor, el cotilleo, la desconfianza… sobre otros componentes del grupo bien por su pasado, bien por su pertenencia a otros grupos sociales o políticos.

 8. Elitismo. Pon por encima de tu grupo tu criterio experto o el de los expertos de referencia.

 9. Ego. Tienes la verdad, los demás te deben reconocimiento, espera que te den palmaditas y medallitas, busca el aplauso, la foto…

10. Cuadrillismo. No crees relaciones externas, no busques alianzas.  ¿Con quien puedes hacer mejor política que con tus colegas?

11. Falta de (auto)critica. La humildad es un invento pasado de moda, no tienes nada que trabajarte, y si lo tienes ya te habrías dado cuenta.

 12. Tiranía. No tengas en cuenta a las minorías, ni a las voces criticas, ni a las personas con menos peso en el grupo…

 13. Chaqueterismo ideológico. Mueve tus ideales según los intereses de cada momento, muéstrate difuso, y aprovecha los triunfalismos.

 14. Violencia. Demuestra cuan fuerte eres, y no des resquicio a mostrar tus debilidades.

 15. Victimismo. Si todo lo anterior no te ha funcionado. Busca un agresor, como mártir siempre tendrás una legión de seguidores que te cuiden y protejan.

Maldiciones

Mis compañeros de todo el continente africano. Tengo una pregunta. Una pregunta que sigue obsesionándome. ¿Es la revolución como algunos árboles, cuyas ramas solo crecerán si las riegas?_______________________________________________________________________

     Yo los maldigo. 22 millones de veces divididas en trimestres. Para que la maldición sea más profunda, más hiriente. Los maldigo por mentirosos, por embaucadores, por llevar guantes blancos. Por saqueadores. Los maldigo por arruinarnos la sonrisa. Por instalar la indignación en nuestras gargantas. Por inducirnos al suicidio. Por asesinarnos la esperanza. Por la cruz y por la espada. Por la resignación y la muerte. Por sus monarcas y sus reinas y sus príncipes y sus herederos y por toda la parasitaria pandilla de lobos aristócratas con pieles de cordero. Maldigo sus voces, sus periódicos, sus radios y sus televisiones. Maldigo sus oídos sordos y sus cuerpos de ultravioleta y silicona. Maldigo sus cuentas corrientes manchadas de sangre y sus tintes en el pelo. Maldigo sus ejércitos y sus iglesias, sus armas mortales y sus crucifijos de la caridad, de la rendición, de la obediencia, de la intolerancia. Maldigo sus actas y sus privilegios, sus sobres y sus apuntes contables, su impunidad y su manipulación. Maldigo sus cárceles para pobres y su justicia para ricos. Maldigo sus relojes de oro, sus cuentas en Suiza, su flota de coches, sus mansiones, sus cacerías… Maldigo a sus perros guardianes, a sus lacayos, a sus mercenarios del orden público. Y a sus porras, a sus gases lacrimógenos, sus pelotas de goma y sus pistolas. Maldigo su chulería y su desprecio. Maldigo su apología de la estupidez, su cinismo, su avaricia. Les escupo mi rechazo, mi aborrecimiento, mi desprecio. Les maldigo a ustedes, a sus cómplices, a sus sostenidos, a sus asesores, a sus directores generales, a las empresas que los alimentan, a los sembradores de esclavitud, a sus máquinas de regreso al pasado. Les maldigo, señorías, excelentísimos señores, ilustrísimos, majestades soberanas, altezas y reverendísimos. Les maldigo porque siembran tristeza, desesperanza y odio. Todo les vale. Por la pasta, el glamour, el poder, el foco de la televisión aduladora, los restaurantes de veinte tenedores de plata, el jet privado, los gemelos de diamantes, las perlas salvajes, los gastos de manutención y desplazamiento, las fiestas en sus chalets de la playa. Maldigo los indultos a sus colegas, los rescates a sus banqueros y los recortes a nuestras vidas.

     Yo los maldigo. A ustedes y a su sistema. Veintidós millones de veces. Y les aviso. Aquí abajo, en la arena de la rebeldía ya plantamos un árbol. Va a crecer fuerte porque lo estamos regando con nuestro sudor, con nuestras lágrimas. No se molesten en intentar talarlo. Lo escoltan un batallón de mineros. Nosotros y nosotras estamos saliendo. Vamos pallá.

“De escultura y anarquistas”

998360_577253392327384_1677152131_nLa chica rubia de pelo corto se detiene a su lado… Acaricia su muslo, ascendiendo con su mano hasta llegar a su nalga, a la que da una palmada. El sonido metálico suena seco. Le comenta algo a su amiga, se abrazan y siguen su camino bordeando la charca bajo la luz de las farolas que se reflejan en el agua…

La escultura y su gemela tienen brillando sus dos nalgas, a base de continuos toqueteos… Los dos guerreros que Zerolo, alcalde de familia falangista, se empeñó que continuaran en la plaza de España, junto a la enorme cruz, cuando se gastó un dineral de todos en remodelarla…

Originariamente, el fascista General García Escámez quiso un gran monumento que rindiera honores al bando vencedor tras la guerra civil. Así se edificó el “conjunto monumental”, con la gran cruz, las columnatas y los guerreros. El pintor anarquista Antonio Torres –que estuvo detenido en Fyffes– decoró con un mural, ya desaparecido, la cripta… Mientras Tomás Machado y Alonso Reyes se encargaron de otros menesteres, Cejas Zaldívar contó para hacer su guerrero con un modelo singular. Un joven que, a base de ralas de gofio y entrenamiento, ganaba campeonatos de natación y esculpía su cuerpo por sí mismo. Había estado preso en Fyffes, siendo posiblemente el preso más joven que entró en ella, pues contaba con 16 años. La policía lo trancó con un panfleto clandestino de las Juventudes Libertarias entre sus ropas cuando corría detrás de alguien que se la choriceaba, pues estaba bañándose en la playa. Ese fue todo su delito. El modelo del guerrero fue Peñita, Juan José Peña Gómez, que más tarde, por los años ochenta del pasado siglo, y hasta su muerte, fue Secretario General de la CNT en Tenerife. Entre tanto, había vuelto a posar más veces para Cejas Zaldívar, pero también fue cambullonero, contrabandista (“hice mucho dinero”, me dijo entre tragos de güisqui, pero lo gastó sobre la marcha con la alegría del que nunca lo había tenido), además de músico de éxito y hasta reconocido entrenador de fútbol.

Retorcidamente tragicómico es que con el monumento fascista santacrucero tengan que ver dos anarquistas. Uno con una obra desaparecida, el otro bien presente y por partida doble: espada al suelo, cabeza gacha –“avergonzado”, me decía Peñita…– y desnudo, con nalgas que brillan.

A buen seguro que Peñita estaría encantado de que esas dos esculturas, y el resto del “conjunto monumental”, fueran retiradas de la plaza. Algo que los descendientes del bando vencedor no quieren; su presencia la consideran como signo de su poder… A Peñita lo seguiremos recordando por lo que somos, por lo que supo transmitirnos e incorporamos a nuestos seres. Cuando murió, una esquela se publicó en la prensa diciendo: “Juan José Peña Gómez, Peñita. Un hombre honrado”.

Cejas Zaldívar busco en el otro bando al guerrero ideal. Y lo encontró. Peñita murió siendo anarco. Un hombre honrado…

“SAN BENEHARO, UNA CALLE CON HISTORIA”

1536440_706374702748585_612228237_nEl reconocimiento de santo por parte de la iglesia católica, apostólica y romana lo tiene el llamado Hermano Pedro y ningún otro canario… Pero una calle de San Matías (La Laguna) lo desmiente. En la foto, el testimonio irrefutable: rótulo oficial con su escudo lagunero y todo… La calle está así antes de que al Hermano Pedro lo subieran a los altares, es decir, que San Beneharo es el santo más antiguo del Archipiélago…

Hay que reconocer que el Ayuntamiento se ha limitado a oficializar lo que un cura hizo. Sí, un cura canonizó a Beneharo en el mismo barrio… La historia es cojonuda… Tres son mis fuentes y todas ellas coinciden en lo mismo… Tres personas distintas y una historia verdadera, como la católica santísima trinidad… San Matías se había edificado clandestinamente, construyendo hasta por la noche, alumbrándose por los faros de los coches. A la entrada del barrio se ponía alguien a vigilar y a dar el agua si aparecía la guindilla a molestar y a parar la obra… En cuanto se echaba techo, ya no se podía tirar, eso lo amparaba la ley… Así, casita tras casita… Llegó un momento en que la gente se organizó para intentar conseguir los servicios básicos que no poseían: luz, agua, alcantarillado, asfaltado de calles… En pleno franquismo, el vecindario decidió buscarse un buen padrino y optaron por la iglesia. Convencieron al cura para que cristianizara el barrio hasta entonces ilegal… El cura y su séquito de vecinos recorrieron el barrio de punta a punta. Lo primero, darle nombre al barrio, que no tenía… El cura lo solucionó preguntando “¿Quién fue el primero que vivió aquí…?”. “Matías, un cabrero que vino de Fuerteventura…”. El cura no quiso saber más y sentenció: “Este barrio se llama San Matías” y venga chorros de agua bendita para todos lados… La misma pregunta formulaba el cura a cada nueva calle adónde iba a parar y así iba surgiendo el callejero de San Matías: San Isidro, San Gregorio, San Carmelo, Santa María… Cuando al cura le dijeron que el primero que vivió allí era Beneharo, el cura no se detuvo en nimiedades, embalado como iba, salpicó de agua bendita y dijo: “Calle San Beneharo”. Amén. Asi se ha quedado…

Hoy San Matías ya tiene lo que entonces no tenía. Claro… El cura y los santos algo ayudarían, seguro… Pero los que ya peinamos canas en el pelo que nos queda, recordamos como por el año 76, los vecinos de San Matías se alzaron y a pedrada limpia contra la policía armada en sus calles (era fácil conseguir la munición popular en unas calles sin asfaltar…) defendía el poder conseguir unas condiciones de vida dignas, pues aún no tenían agua corriente… Luchando lo consiguieron.

La calle San Beneharo queda como testimonio del origen del barrio y de la estrategia popular por conseguir sus derechos, conforme a las relaciones de poder establecidas… Lleva décadas ahí. Esperemos que a ningún imbécil investido de poder insititucional se le ocurra ir a cambiarla… La ira de San Beneharo caerá sobre él y a buen seguro que la del vecindario de San Matías también… No sería para menos. ¡Viva san Beneharo! El primer santo canario, canonizado en San Matías y al servicio de la gente de abajo…

“UNA ISLA EN GUERRA”

En los últimos años tres infraestructuras militares de la isla de Fuerteventura han sido declaradas de interés para la Defensa Nacional. Se denominan zonas de interés para la Defensa Nacional las extensiones de terreno, mar o espacio aéreo que así se declaren en atención a que constituyan o puedan constituir una base permanente o un apoyo eficaz de las acciones ofensivas o defensivas necesarias para tal fin[1]. En total cerca de 50 kilómetros cuadrados, el 3% de la isla, tienen la máxima protección que les otorgan las leyes españolas para el entrenamiento, el espionaje y como centro de operaciones para el desplazamiento de tropas a otros países. Una base militar con carácter ofensivo no declarada oficialmente.

En el año 2009 la montaña de La Muda (municipio de Puerto del Rosario) fue declarada de interés para la Defensa Nacional[2]. En junio de 2012 se amplía la zona declarada para permitir la instalación de nuevas infraestructuras vinculadas al Sistema Conjunto de EW «Santiago»[3]. Este “Sistema” es un programa secreto que complementa la red de espionaje militar destinado a la denominada Guerra Electrónica[4]. El programa se articula a través de varios proyectos de espionaje. En el caso de La Muda sus instalaciones -blindadas- estás destinadas al proyecto SCATER II, siglas de Sistema de Captación de señales Terrestres. Salvo que Defensa considere a los habitantes de esta isla como enemigos potenciales para su seguridad, las antenas van dirigidas a captar señales terrestres de los países cercanos del norte del África continental, en especial en los países ribereños y la zona del Sahel[5].

En marzo de 2012 se declaró de interés para la Defensa Nacional el campo de tiro de Pájara, municipio del sur de la isla[6]. Este campo de tiro se creó en 1976, para que los legionarios, recién desembarcados de la colonia española en el Sahara, pudieran seguir entrenando con armas y fuego real. El paso del Tercio Juan de Austria por Fuerteventura (2.500 legionarios a una ciudad de tan solo 12.000 habitantes) se saldó con innumerables enfrentamientos con la población civil, atemorizando a sus pacíficos habitantes y dejando un reguero de tropelías que van desde el asesinato de civiles hasta el secuestro de barcos y aviones. Los 42 millones de metros cuadrados expropiados pertenecían a 35 vecinos particulares aunque la gran mayoría del espacio era terreno mancomunado, propiedad municipal. Desde entonces los vecinos y vecinas de Pájara han tenido que soportar no solo el robo por parte del Estado de unos terrenos heredados y custodiados desde hacía más de cinco siglos, sino también las continuas molestias de convoyes, helicópteros, bombazos y el destrozo continuo de ese espacio natural y etnográfico. Quizás por eso, en su estrategia de intentar vender las excelencias de la presencia militar en la isla, se ha llegado al más ridículo de los oxímoron: en el primer acto de celebración del 425 aniversario de la Capitanía General de Canarias se presentó el libro Amanay: naturaleza y conservación para demostrar, en palabras del Jefe del Mando en Canarias, que en ese campo de tiro se hace “adiestramiento sostenible”[7].
Con su declaración de interés para la Defensa Nacional, el campo de tiro ha aumentado de hecho su perímetro de seguridad, apropiándose así de más terreno particular y comunal. No está de más recordar que el campo de tiro ha sido utilizado innumerables veces para el entrenamiento de las tropas que defienden la seguridad española en lugares tan cercanos y amenazantes como Afganistán,  como la llevada a cabo en marzo de 2013 con presencia incluida del ministro de Defensa, Pedro Morenés.Apenas un año más tarde, en abril de 2013, el acuartelamiento Teniente Coronel Valenzuela, en el municipio de Puerto del Rosario, también se declara como de interés para la Defensa Nacional, ampliándose su perímetro de seguridad[8]. Esta instalación, utilizada como centro de instrucción de reclutas para la Legión hasta 1996, está situada estratégicamente al lado del aeropuerto de Fuerteventura y posee el triste honor de haberse transformado en campo de reclusión para los inmigrantes que en la década pasada arribaban en pateras a las costas de la isla.
El seis de enero del presente año el teniente general Juan Martín Villalón, jefe del Mando Militar de Canarias, manifestó que de acuerdo con el concepto de «frontera avanzada» en el continente africano, el Mando de Canarias debe mantener un papel predominante como vanguardia ante posibles intervenciones en ambiente desértico». El alto militar se entretuvo en detalles: la principal unidad de despliegue con la que cuenta el Archipiélago, la Brigada Ligera Canarias XVI, una de las cinco brigadas ligeras con las que cuenta el Ejército español, está en condiciones de desplegarse por sorpresa, en cortísimo espacio de tiempo, a través de unidades helitransportadas donde fuera necesario. También reveló que esta Brigada recibirá en breve un número significativo de blindados medios sobre ruedas, vehículos protegidos y de alta movilidad táctica, así como morteros y cañones que aumentaran «considerablemente su potencia de combate y exigirán un esfuerzo adicional en el adiestramiento». Por último, también informó de que esta Brigada ha ejecutado ejercicios militares simultáneamente en Fuerteventura y Mauritania, en cumplimiento de un acuerdo de colaboración con el Ejército de Mauritania, y que ha «contribuido con un batallón a la Fuerza Conjunta de Reacción Rápida y con otro a la Fuerza de respuesta de la OTAN»[9]. Apenas unos días después, el 30 de enero, desembarcaban en Fuerteventura 16 vehículos blindados que habían sido retirados de la ocupación española en Afganistán además de una cantidad de munición sin especificar ni cuantificar.A todo este escenario prebélico se une la peligrosa circunstancia del proyecto de Repsol y del Gobierno de España de realizar prospecciones petrolíferas en las aguas colindantes a Lanzarote y Fuerteventura. El asunto, si hemos de creer al entonces jefe del Mando Militar de Canarias, teniente general César Muro Benayas, no es baladí. Según este militar “el tema del petróleo, que va a saltar, va a ser un foco de inestabilidad y aumentará la tensión”. Añadiendo una sui géneris  clase magistral de geopolítica militar: “Esto no es León o Segovia. Hay que ser conscientes de que vivimos en las Islas a cien kilómetros del continente africano, y por aquí pasan todos los barcos; y cerca está Al Qaeda del Magreb islámico, el grupo más violento de los terroristas. Los europeos saben qué significa ser agredidos por un vecino”[10].Así pues, Fuerteventura, la más cercana de las Islas Canarias al continente africano, cuenta con un sistema de espionaje dirigido hacia él; con un campo de adiestramiento geográficamente similar al que se encontrarán en la más que probable guerra en esa zona; con una Brigada, convertida en unidad especial para los ambientes desérticos, que regularmente se entrena en ella; con acopio de armas, municiones y vehículos preparados para una intervención rápida y un acuartelamiento colindante al aeropuerto que ha extremado recientemente sus medidas y zona de seguridad. Estos datos quedan, además, refrendados por las manifestaciones de los militares de mayor graduación en Canarias. Lejos de alimentar teorías conspirativas la realidad contrapone su lamentable versión: la de una isla que contra su voluntad prepara la guerra que luego veremos por televisión camuflada, como siempre, de intervención humanitaria y democrática.

[1]     Artículo 2 del Real Decreto 689/1978, de 10 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de zonas e instalaciones de interés para la Defensa Nacional, que desarrolla la Ley 8/1975, de 12 de marzo, de zonas e instalaciones de interés para la Defensa Nacional.
[2]     Orden DEF/1411/2009
[3]     Orden DEF/1413/2012
[4]               Sofisticados equipos radiogoniométricos de interferometría correlativa, radiogoniómetros de banda ancha, receptores de comunicaciones de exploración rápida, receptores digitales de exploración de señales radar, sensores optrónicos, sistemas de clasificación de señales, sistemas de análisis y fusión de datos, sistemas de proceso y sistemas de comunicaciones específicos.
[5]     Información publicada en el periódico El País (29-10-2013).
[6]     Real Decreto 600/2012
[7]     Canarias 7,  11-1-2014
[8]     Orden DEF/609/2013
[9]     Extracto de la pregunta parlamentaria presentada por el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo Iturbe. Boletín Oficial de las Cortes Generales de 27 de enero de 2014.
[10]   La Provincia, 24 de enero de 2014.