All Articles by El Majado Radio Pimienta

55 Articles

All Articles by El Majado Radio Pimienta

1 Article

“Renta Básica de las Iguales y Feminismos: puntos de encuentro… ¡y caminos por recorrer!”

  • “O feminismo está a pasar por aquí”, nos advierten los muros de las ciudades, uno de los canales de comunicación más propios de la acción política subversiva.

También pasó el feminismo por el espacio de coordinación Baladre. Y desde aquel encuentro ya nada fue como antes.

Allá por los años 80, en la ciudad de Gasteiz, la Asamblea de Paradas inició un largo proceso de lucha como respuesta a un contexto socioeconómico y político marcado por el desempleo, la precariedad, la exclusión y la represión donde comienzan a reflexionar sobre determinados temas; la diferencia entre trabajo y empleo, el papel del trabajo reproductivo para el sostenimiento de la comunidad o la división sexual del trabajo. Estas fueron algunas de las cuestiones que sembraron las compañeras feministas que habían arribado a ese espacio.

De los intensos debates que tuvieron lugar en los encierros y movilizaciones nació una convicción: ya era hora de avanzar de la reivindicación del empleo, sin atender a la utilidad social del sector y las condiciones en las que se desarrolla y siempre bajo la lógica de la competitividad y el sometimiento, a la reivindicación de una vida digna.

Ante la demoledora evidencia, asumida incluso por los gestores del Capital, de que el pleno empleo ya nunca sería posible (nunca lo fue para las mujeres y otras identidades minorizadas, utilizadas siempre como pieza de ajuste para  responder a la necesidad de los mercados de disponer de mano de obra barata y disciplinada), era preciso idear alguna forma de garantizar unas mínimas condiciones de vida, con independencia de la situación laboral de las personas. A esta primera intuición se le bautizó como “Ingreso Social Universal”.

Estaba plantada la semilla de la propuesta que más adelante se formularía, primeramente, bajo el nombre de Renta Básica y unos años después, con el fin de diferenciar una herramienta con inequívoca vocación anticapitalista de otros modelos  débiles, se perfiló como Renta Básica de las Iguales (RBis, en adelante).

Antes de avanzar en los aportes que, a nuestra juicio, ofrece la propuesta de la RBis a la lucha feminista, es necesario definir esta herramienta de reparto de la riqueza. Así, entendemos la RBis como una herramienta para abrir brechas en el Capitalismo y su hermano gemelo, el Heteropatriarcado, que actúan sinérgicamente generando desigualdad, exclusión, violencia y destrucción ambiental. Dos son los objetivos que pretendemos alcanzar: a corto plazo, distribuir la riqueza para garantizar la cobertura de necesidades y el sostenimiento de la vida; y, a largo plazo, ir creando las condiciones necesarias para un proceso de transformación social profundo.

La RBis se define como el derecho que tiene cada persona, solamente por el hecho de nacer, a percibir una cuantía periódica para cubrir sus necesidades materiales. Una serie de rasgos caracteriza la propuesta y la diferencia de otras de corte más reformista: la renta a ser asignada deberá ser incondicional, universal, individual y suficiente.

Además, en aras a ir ganando espacio al mercado para la satisfacción de nuestras necesidades y el fortalecimiento de la trama comunitaria que requiere cualquier proceso de transformación social radical, la propuesta de la RBis prevé el incremento paulatino del porcentaje destinado al FRB. Es decir, que la cuantía destinada al fondo común (inicialmente, un 20%) debe tender al 100%, mientras que el porcentaje percibido por cada persona de forma directa (de partida, el 80%), deberá ir reduciéndose hasta tender al cero. Con ello estamos apostando por un proceso que nos permita ir generando las habilidades y condiciones para la satisfacción de necesidades por el conjunto de la comunidad haciendo que la economía de mercado deje de regular las relaciones sociales.

Una cuestión que ya mencionamos, mas que merece la pena volver a resaltar es que para las gentes de Baladre la RBis es una propuesta más. Su carácter transversal facilita la discusión e inclusión en la agenda programática de diferentes movimientos sociales y debe servir para nutrir los procesos de lucha y generar redes de apoyo mutuo. En ese sentido entendemos que la propuesta aporta un horizonte estratégico de lucha contra la lógica productivista del capitalismo y todo el marco de valores en el que se sostiene. Todo lo contrario que otras propuestas de corte más reactivo e inmediatista.

Precisamente, ese elemento estratégico coincide con una de las dos dimensiones que, a nuestro juicio, dan cuenta de los cruces entre la RBis y los planteamientos feministas. Por otro lado, la dimensión pedagógica no sólo posibilita situar muchas de las cuestiones que se fueron desarrollando a lo largo de la historia del movimiento, sino que proporciona una oportunidad para debatir y llegar a acuerdos sobre cuáles son nuestras necesidades reales. Preguntarnos qué significa vivir bien y cómo nos hemos de organizar socialmente, rompiendo con los esquemas de opresión y desigualdad que implica la división sexual del trabajo para garantizar una vida digna, plena y feliz para todas las personas.

Unos años más tarde aquellos comienzos en Gasteiz, al acercarnos a los planteamientos de la economía feminista, fuimos encontrando nexos comunes y voces que señalaban la necesidad de colocar la vida en el centro de la organización social y de nuestra acción política y que incluso van más allá al proponer que es el momento de reivindicar “una vida que merezca la pena vivir” (Pérez, 2012).

Sostenemos que esta herramienta puede ser valiosa en la lucha por desplazar los mercados, el empleo y el paradigma productivista del centro de nuestras vidas. Por un lado, posibilitando la búsqueda de formas colectivas, justas y sostenibles de satisfacer nuestras necesidades y demandas de cuidados. Por otro, fortaleciendo la resistencia al secuestro de nuestros bienes comunes (materiales e inmateriales) y de nuestras potencialidades, del chantaje del empleo y de las relaciones capitalistas. Promoviendo la apertura de espacios para la exploración y el desarrollo de elementos que la lógica capitalista desprecia o mercantiliza, pero cuyo valor vamos, poco a poco, (re)descubriendo, legitimando y tomando en nuestras manos: tiempo, descanso, autocuidado, sexualidad, relaciones, cultura, recreo, participación…

Así, la división sexual del trabajo y la relación entre la esfera de producción y la reproducción social, el papel del salario para el disciplinamiento capitalista y sus limitaciones a la hora de cubrir el conjunto de nuestras necesidades, el obligado debate sobre estas últimas y sobre cómo nos organizamos para satisfacerlas de forma sostenible y socialmente justa, la apropiación de la plusvalía de género para engrasar la maquinaria productiva, la estrechez del actual paradigma de ciudadanía o la independencia económica como paso para la autonomía y el alejamiento de la familia heteronormativa, son algunas de las cuestiones que entendemos que la RBis nos permite colocar a debate. Aunque muchas de ellas son ya clásicas en los análisis y la producción teórica feminista, mediante la RBis se abre la oportunidad de situarlas entre otros colectivos y sectores de población, ampliando pues la capacidad de generar propuestas y escenarios sociales dónde los cuidados y el bienestar sean protagonistas.

BALADRE, 35 AÑOS CONSTRUYENDO ALTERNATIVAS CON OTRAS

Al inicio de los años ochenta, en el Estado Español, era habitual encontrar diferentes grupos autooorganizados de personas sin empleo (Asambleas de Paradas). Y fue un proceso natural montar una Coordinadora de Asambleas de personas desempleadas, era lo habitual en todos los sectores. Pero rápidamente algunos de estos colectivos/grupos/asambleas se fueron colocando en otro lugar, negando la coordinadora como medio de relación y construyendo LA COORDINACIÓN. Esa podria ser la primera aportación significativa de las Gentes de Baladre, en sus 35 años de existencia: dar forma a una manera de estar, de compartir, por medio de UN ESPACIO DE RELACIÓN PARA EL APOYO MUTUO. Una Coordinación que no está por encima de las personas y/o grupos y que potencia el dejar hacer y hacer segun disponibilidad y voluntad de cada persona o grupo. Una Coordinación que pone el acento en el hacer diario de cada grupo/colectivo ya sea en un territorio o sector i que es una herramienta para la lucha, contra el Empobrecimiento, la Precarización y la Exclusión Social. Somos Baladre, cuando nos juntamos y actuamos juntas, dotándonos de las mínimas herramientas para la comunicación y el apoyo mutuo, desde listas de correos a páginas web, editorial, coche colectivo, fondo económico común y poco más.

Nos reunimos cada cuatro meses, rotando entre pueblos y naciones del actual Estado Español, y partimos de un análisis anticapitalista y antipatriarcal. Las tareas se desarrollan desde esa lógica baladrina de hacer y dejar hacer, respetando y aceptando una gran diversidad de miradas y posiciones. Actuando desde una mirada feminista, colocando a las personas en el centro de nuestras luchas.

NUNCA SOLAS, SIEMPRE CON OTRAS

Desde los origenes, las Gentes de Baladre entendimos que salir del capitalismo y del patriarcado implica hacerlo con otras muchas, buscar esas relaciones que nos ayuden a todas a acumular fuerza social suficiente para avanzar y conseguir objetivos en el camino.

Desde el principio planteamos las relaciones con otras y los enredos con ellas como algo central/fundamental de las Gentes de Baladre. Por eso, en nuestro dia a dia, en las ciudades y pueblos donde estamos, compartimos análisis, miradas y luchas con las semajantes y/o cercanas, definiendo objetivos comunes, aceptando las diferencias, para desde el respeto priorizar el actuar juntas. Eso implica una generosidad en la suma, el actuar juntas, evitando las prácticas sectarias y patrimonialistas, donde es más importante la sigla, el nombre del grupo, que el objetivo de la lucha puntual. El desarrollo de estas prácticas locales y sectoriales nos posibilitaron, con otras personas y grupos, parir distintas alternativas que planteamos como herramientas de todas y de nadie en particular. Podriamos hablar de las Radios Libres o Comunitarias; de la Amnistia Social, Ya ; La lucha por las Soberanias de la vida, en todas sus formas, con propuestas concretas; los grupos de producción y satisfacción de necesidades; la soberania alimentaria; la apuesta por el Ferrocarril ante la automoción y los trenes bala y similares; el Derecho a la movilidad, el transporte para todas las personas; la toma de Tierras y casas/inmuebles vacios; la lucha antirrepresiva y el cierre de Cárceles diferentes; el Derecho a la Autodeterminación de los Pueblos; la apuesta por romper con las lógicas metropolitanas, resituándonos en el territorio; grupos de satisfacción de necesidades de todo tipo, desde el apoyo mutuo (el trabajo y no desde el empleo/empleabilidad; apostar por lo COMÚN, lo Comunitario, lo colectivo …).

Y siempre entendiendo que SI NOS TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS.

Pero más allá de esta enumeración de alternativas en las que estamos poniendo nuestros cuerpos y vidas, deseamos en esta ocasión compartir una de ellas que nos está sirviendo como herramienta, para abrir un profundo debate sobre nuestras vidas, la centralidad de la misma y cómo con otras herramientas salir del enorme dolor que produce la carencia de recursos, el empobrecimiento y la Exclusión Social. Se trata de la Renta Básica de las Iguales.

RENTA BÁSICA DE LAS PERSONAS IGUALES  (la Rbis), autonomia para las de abajo.

“De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades” (P. Kropotkin)

La RBis plantea como un derecho la renta suficiente de subsistencia para todas las personas, con las siguientes características:

Se trata de un derecho individual a diferencia de la mayoría de las ayudas que están destinadas a la unidad familiar. En este sentido la RBis está dirigida a la emancipación de las personas, con sus necesarias implicaciones en la igualdad de género o la autonomía de la juventud.

Hablamos de un derecho universal por cuanto cualquier persona que viva en el lugar tiene derecho a percibirla, sin ninguna otra limitación. Esta condición nos iguala a todas respecto a este derecho y facilita la tramitación de la RBis, eliminando burocracia innecesaria y la fiscalización de la esfera privada por parte de los servicios sociales.

Es un derecho incondicional que no requiere de ningún requisito ni contraprestación, tampoco son necesarias la búsqueda activa de empleo y otras políticas de ‘reinserción’ destinadas a ejercer de contención social.

El importe es el suficiente para satisfacer las necesidades básicas y se fija en el equivalente al umbral de la pobreza. Es aquí donde otra de las características de la definición cobra todo su sentido, la RBis debe ser una cantidad suficiente para no tener que volver al mercado del empleo, hablamos del trabajo productivo en manos del Estado o la patronal, al empleo que no se destina a sostener la vida o avanzar hacia el bienestar del conjunto de la sociedad, sino al lucro o el control social. Partimos de la base, desde una concepción claramente libertaria, que toda persona a lo largo de su vida, de forma natural y libre aporta a la sociedad, cuidados, reproducción de la vida, amistad, apoyo mutuo. Si además tiene los recursos suficientes para vivir dignamente, podrá contribuir a la comunidad con trabajo creativo, la reconstrucción de los lazos comunitarios, el poner en común sin duda dará la autonomía necesaria para construir procesos sociales de salida del sistema, de emancipación frente al Estado. Aclaramos que el actual modelo de la RBis cuando habla de cuantía suficiente se refiere al 50% de la renta per cápita, la definición del umbral de pobreza que usa la Unión Europea para las personas de forma individualizada, ya que tiene otra cuando se trata de medir la pobreza a nivel familiar.

Fondo de la Renta Básica. El fondo se nutre de las aportaciones individuales de todas las personas que conviven en el mismo barrio o pueblo. La cantidad que cada persona aporta al fondo es de un 20% de lo que le corresponde, el 80% lo percibe la persona inicialmente con tendencia a llegar a cero. El Fondo de la Renta Básica se autogestiona desde el barrio, vecindario o pueblo a través de las asambleas de vecinos y vecinas para cubrir las necesidades colectivas, hablamos de aplicar la democracia directa en la toma de decisiones que afectan a la comunidad. El modelo propone que en fases sucesivas el porcentaje colectivo se incremente hasta llegar al 100%, momento en que la riqueza producida en el territorio sería de propiedad comunal y autogestionada por la asamblea. Es notable como las otras propuestas de Renta Básica carecen de esta característica y como las críticas que suele recibir la RBis desde posiciones de ‘izquierdas’ obvian este elemento netamente libertario.

La RBis nace de abajo para las de abajo como una herramienta más de lucha social. La Renta Básica de las Iguales, insistimos, es sobre todo una herramienta que puede posibilitar la autonomía de las gentes de abajo, autonomía para experimentar nuevas formas individuales y colectivas de vivir sin la necesidad de ser explotadas por un régimen que tiende a la plena precariedad laboral y existencial, y además rompe con la exclusión social, redundando en necesaria mejora y poder de negociación de la gente frente en las relaciones laborales. Esta autonomía nos permitiría decidir si es necesario (ético, sostenible…) o no ir a trabajar en la construcción de pantanos, de automóviles, de aeropuertos, de armamento, etc, es por ello que hablamos de incondicional con respecto al Estado y sus ‘políticas de inclusión’. Sobre lo que es conveniente aportar, lo discutiremos y debatiremos, desde la pedagogía, desde la libertad y no desde la imposición del estado y del capital, es decir, analizando desde la base de la sociedad, con la gente, cuáles son las necesidades y los recursos disponibles.

Esta herramienta de transformación social parte de las gentes de Baladre, de su experiencia, sus reflexiones y debates. A lo largo de los últimos años, otros colectivos, algunos partidos políticos y organizaciones sindicales han asumido la propuesta y vienen participando en su desarrollo y difusión.

ROMPER DENTRO Y CONSTRUIR FUERA

En estos 35 años de luchas hemos comprendido que la Rbis junto a muchísimas otras propuestas, como herramientas que son, nos estan ayudando a colocar la centralidad de la vida en los CUIDADOS, los afectos, el sostenernos juntas. Saliendo de lógicas institucionales, entendiendo que en la casa del amo, en las instituciones del mercado, en todos sus formatos y tamaños, sólo nos queda ROMPER, frenar el terrorismo que emana de ellas, sus lógicas represivas, de dominación y reprodución.

Apostando por un municipalismo que frene lo institucional, que lo bloquee y que colabore en abrir fuera, construir en el afuera la vida. Municipalismo que tiene que partir del desarrollo de prácticas que aseguren la soberania, todas las soberanias para la vida. Construyendo la prácticas de vida, basadas en el compartir, en el generar juntas todo aquello que necesitamos para sostener y reproducir la vida.

Manolo S. Bayona de las gentes de Baladre

www.coordinacionbaladre.org

http://rentabasicadelasiguales.coordinacionbaladre.org

 

Elementos para el debate tras la celebración del día autonómico

Tras la celebración de un nuevo día autonómico de Canarias, quería expresar las siguientes reflexiones a fin de servir de elementos de debate desde una óptica independentista, de los diferentes efectos que produce la conmemoración de esta efeméride.

1. Es evidente que la popularidad del 30 de mayo ha crecido de forma exponencial en los últimos años, incrementándose los días y realizándose eventos durante casi todo el mes. Sin embargo, se sigue obviando -intencionadamente o no- qué realmente se celebra y porqué se ha decidido este día y no otro.

¿Qué se conmemora el 30 de mayo?

2. La difusión de determinados elementos culturales e identitarios, han producido un continuo “ametrallamiento” de los mismos, los cuales han ido calando poco a poco en la población, estandarizando una supuesta Canariedad. Evidentemente, se suelen utilizar aquellos de poco contenido reinvidicativo, o desprovistos de contenido previamente (folklore, gastronomía, medio físico y paisaje…), pero no siempre es así.

3. La celebración del 30 de mayo ha ido poco a poco radicalizándose en cuanto discurso. No solo se ven más temas en sentido puramente “nacional” sino que se ven manifestaciones de tipo independentista, aún de forma incipiente.

4. Poco a poco, se han ido incorporando militantes independentistas nuevos y antiguos a la celebración, los cuales son bastante heterogéneos entre sí. Esto es posible que esté relacionado con el punto anterior.

5. Debido a ello -o no- se ven “aireadas” mucho más las contradicciones Canarias VS. Estado Español (o “España”), durante estos días, así como vuelven a poner en la calle el debate acerca de la independencia del Archipiélago.

6. El movimiento independentista, históricamente no ha sabido dar una respuesta contundente como bloque, más allá de algunas acciones. A nivel de calle, se ha reducido su presencia como protesta hasta desaparecer casi totalmente. Sin embargo, a nivel social, se ha incrementado la cantidad de personas que asumen el rechazo a su conmemoración y se han difundido bastante los motivos por los que creemos que no es el día más adecuado para ser el día nacional de nuestro País.

Autogestión de la vida, Economía Comunitaria. Descolonizando Canarias.

Seguimos repitiendo el error, por otro lado lógico y entendible, de intentar leer este presente y el futuro más cercano con las herramientas que nos vienen del pasado, de las prácticas en otra realidad que poco tiene que ver con ésta que vivimos. Lógico y entendible, por un lado, porque nos faltan prácticas reales lejos de la teoría desde las que despojar lo que el papel aguanta pero la cotidianidad no. Y por el otro, porque aunque no lo parezca o no lo queramos ver, la realidad político social actual nada tiene que ver, aunque nos lo recuerde, con lo vivido en décadas anteriores. Atravesamos una realidad mucho más compleja, con un papel principal de internet y las redes sociales que nos marcan otras formas muy diferentes de relación, siempre desde el yo y casi nunca desde el nosotras. Afrontamos el fin de la sociedad del transporte y la automoción tal y como la conocemos, debido a las limitaciones del agotamiento de las energías fósiles, lo que nos obliga a repensar el sentido de lo urbano como forma de vida y su relación con el medio rural. A lo que se suma una conciencia global de no futuro desde las lógicas del empleo desechada ya la teoría, que nunca fue práctica, del pleno empleo y el supuesto estado del bienestar. Y una certeza cada vez menos rebatible: No hay vuelta atrás, no volveremos a las capacidades de crecimiento de años pasados y lo que está por venir, será peor que lo vivido si no hacemos nada por remediarlo.

La despolitización de la clase obrera, convirtiéndola en clase media imaginaria, pero sin recursos reales para serlo, nos ha sumido en búsquedas individuales de salida a la precariedad bien desde un boleto premiado, bien desde la falacia del emprendimiento personal.

Es evidente que no conocemos el camino correcto, la fórmula que provoque la reacción que nos haga superar el capitalismo y el patriarcado que nos oprime y nos explota. Pero sí que algunas hemos decidido afrontar la vida. Generar espacios propios de ensayo de otras formas de existencia y manera de relacionarnos. Espacios donde atrevernos a equivocarnos y llevar a cabo las lógicas de nuestras utopías, de la sociedad que queremos construir aquí, en el “ya” en el que vivimos. Conscientes de que es el momento no ya de tomar sus medios de producción, sino de crear los nuestros en paralelo. De construir lugares comunes desde los que podamos comer y vivir de manera digna, única manera posible de parir otra sociedad más justa. Convencidas de que la única forma de seguir militando es sosteniendo nosotras mismas nuestras vidas, desde el apoyo mutuo, siempre con otras. Empecinadas en que la forma más a nuestro alcance de romper con la dependencia de nuestras islas en lo económico, moneda indispensable para seguir sumidas en nuestra realidad colonial, es comenzar a generar nuestra propia economía. Con cooperativas paridas por las gentes de los colectivos y organizaciones sociales, sustentadas por sus manos y sus ideas, como apoyo directo a nuestras luchas. Generando una red de apoyo mutuo real donde unas sostengamos a las otras. Ocupando todos los espacios de necesidad en nuestras vidas para cada vez menos tener que acudir a sus formas empresariales basadas en el capitalismo, y cada vez más consumir en las nuestras, donde los beneficios van destinados a proyectos sociales y la producción a sostener las vidas de las de abajo, de nuestras gentes, aprendiendo de la economía feminista que pone la importancia de los cuidados en primer término, de aquello que sostiene la vida pero no es cuantificable desde lo monetario.

Tenemos que mirar cada vez más a las “nuevas” formas organizativas y comunales nacidas en Latinoamérica y otros territorios de países “no centrales”, desde los primeros movimientos creados en Argentina a partir del 2001 como la Federación de Organizaciones de Base (FOB), pasando por los caminos tomados en los territorios Kurdos de autogobierno poniendo el patriarcado como elemento clave a combatir desde lo más cotidiano y organizativo, a las Comunidades Zapatistas en Chiapas, hoy lejos de los titulares de sus medios de comunicación, porque temen su duración en el tiempo y que sus logros en forma de educación comunitaria, construcciones antipatriarcales, sanidad alternativa, alimentación ecológica, descolonización y autonomía sean tomados como ejemplos reales a seguir y conseguir. No poniendo el foco en la toma de sus poderes sino en la creación de los nuestros propios.

Es el momento en Canarias de apostar por construir en el presente lo que deseamos para nuestro futuro. De romper con el miedo que nos paraliza y atrevernos a crear las bases que sostengan la construcción de otro país desde abajo, desde nuestros pueblos y barrios. Otros territorios ya han comenzado a hacerlo, existen redes de mercado basados en la economía transformadora y solidaria que sostienen vidas militantes y proyectos de construcción social. Debemos generar realidades de fortaleza social para parir campañas de denuncia y acción política, asesoramiento judicial y cobertura de abogadas, gestión de viviendas y comedores comunitarios, escuelas alternativas, centros sociales y de ocio, espacios para las más pequeñas donde engendrar cuidados colectivos que faciliten las opciones de vidas a sus madres y padres, y para las personas mayores, dadas totalmente de lado por la sociedad actual. Todo ello a través de herramientas creadas para dar servicios financieros éticos y solidarios como Coop57 (https://www.coop57.coop/es)

En eso estamos. Algunas ya hemos comenzado a andar este camino compartido. Desde gentes que habitamos Espacios Sociales como el del Café Despacio en Gran Canaria, donde se ha puesto en marcha un grupo cooperativo para “vivir en común” en el que se plantean salidas colectivas a la problemática del techo, que tantas sufrimos, pero en la búsqueda de construcciones de miras mucho más amplias, trabajando ya desde hace mucho en prácticas de economía social y recursos compartidos. O desde El Espacio Sociocultural La Casa en La Orotava, desde donde algunas hemos parido hace ahora un año La Cafebrería Tifinagh Sociedad Cooperativa, conectada a organizaciones y grupos que trabajan contra la exclusión social y la precariedad dentro y fuera de nuestro archipiélago, y cuyos beneficios económicos irán destinado a los proyectos expuestos, manteniendo a su vez las ya consolidadas realidades de medios de comunicación comunitarios como Radio Pimienta, grupos de consumo y productoras, espacios de ocio y estudio como la Biblioteca Popular Javier Montes de Oca, Punto de Información de Derechos Sociales y denuncia entre otras, en las que llevamos trabajando hace más de una década… Además otras compañeras trabajan ya en la consecución de otras cooperativas desde otros campos como la agricultura ecológica y la formación, haciendo que poco a poco vaya creciendo más la red y la coordinación que hagan posible el dejar de delegar nuestras vidas y tomar las riendas de nuestro destino.

Pero todo esto no será posible sin ti. Sin que otras como tú se sumen a este sueño compartido. Sin que entendamos que es responsabilidad de todas las personas que creemos firmemente en otros mundos posibles, en una Canarias libre basada en valores de igualdad social y libertades, pongamos nuestro granito de arena. Acércate a los proyectos, colabora con ellos poniendo tu tiempo, tus manos y cabeza o económicamente, haciéndote socia de estas iniciativas o de las asociaciones que están naciendo para sostenerlas y multiplicarlas como la reciente Tewiza o la iniciativa de “Amigas de Tifinagh”. Ponte en contacto con nosotras, crea tus propios espacios y únelos a la coordinación. Estamos seguras que solas somos incapaces de conseguir nada, pero ¿juntas? Juntas somos capaces de abrir las veredas y construir nuestros propios caminos.

 

Jose Miguel Martín Muñoz

Asamblea Canaria por el Reparto de la Riqueza

La Orotava, abril de 2017

El silencio de los culpables.

Es una historia más, programada y consentida, de las que suceden en  tantos barrios del estado español. Es la consecuencia de haber utilizado y de continuar utilizando, sin escrúpulo, un espacio físico y social de convivencia y relaciones urbano para un negocio asesino. Es una realidad evidente más de cómo se admite por consenso que un espacio físico sirva para conexionar un negocio programado. Es una realidad más de cómo un colectivo de personas es utilizado para el lucro, para la destrucción programada y para la criminalización más despiadada. Es una herramienta más que el propio capitalismo y quienes se someten a él de manera servil y vergonzosa, van permitiendo aún a sabiendas del sufrimiento de su población más implicada.

Así vivimos la población salmantina desde hace más de treinta años la sospecha y la realidad de cuanto se intenta esconder, obviar o silenciar en el barrio de Buenos Aires.

Lo intenta esconder y silenciar el propio Ayuntamiento y su Gobierno Municipal; éste y cuantos han pasado a lo largo de casi treinta y cinco años; la Subdelegación de Gobierno con cualquiera de las policías de hoy y de  hace este puñado de años; o la Junta de Castilla y León, propietaria de las viviendas sociales, que se ha escondido siempre detrás de la dejación de responsabilidades en el seguimiento, control  y cuidado de estos bloques de viviendas permitiendo irregularidades inadmisibles aún a sabiendas de su ilegalidad. Nos cuesta creer que no haya habido intencionalidad. Se “lavan las manos” jueces y abogados en nombre de la ley, o se lucran sin ningún remordimiento mafias, empresas o empresarios que blanquean y sostienen este negocio criminal.

Y, mientras, los vecinos y vecinas, los hombres y mujeres de buena voluntad, que muchos de ellos pusieron toda su ilusión, esperanza y recursos económicos en el disfrute justo de estas viviendas, se les condena a sufrir esta injusta situación, hasta el extremo, en muchos casos, de tener que abandonar su casa porque la vida les resulta imposible de vivir y disfrutar.

Es un barrio pequeño, apenas 350 viviendas, con un máximo de población de mil quinientas personas. Hoy, no llegamos al millar de habitantes. ¡Y no podemos convivir! ¡Y no podemos tener la mejor de las relaciones! Ninguna en muchos casos. Se hacen imposibles.

La denuncia ha sido permanente por parte de una realidad amplia de vecinos y vecinas a través de los colectivos sociales del propio barrio. Hemos intentado dar visibilidad al problema que cada día iba teniendo más visos de permisividad y de toma de decisiones   imposibles por falta de voluntad. Las propuestas las hemos exigido con más o menos voz, pero con una claridad meridiana, y en la mayoría de las veces el miedo y la indecisión han sido los signos con los que mejor han expresado su silencio los más culpables.

A los propios vecinos y vecinas que han dado la cara con mayor valentía y responsabilidad se les ha criminalizado, se les ha abandonado y dejado tirados; incluso sufriendo las consecuencias de hechos de connivencia evidente de los poderes implicados con quienes se prestan al negocio del narcotráfico, así como las consecuencias peligrosas y más inadmisibles para algunos de estos vecinos y vecinas que han tenido que optar por cuidar, ante todo, sus vidas.

¡Siempre se han dado largas a la situación! ¡Siempre ha habido mucho miedo aparente a tomar decisiones! Siempre parecía que era la última y definitiva; pero siempre ha resultado lo mismo, ni decisiones de erradicación del problema de las drogas, ni claridad para tomar medidas frente al empobrecimiento generado o la criminalización señalada,  ni medidas para recuperar el derecho de los ciudadanos y ciudadanas de este y otros barrios a ser protagonistas de sus vidas y disfrutar con ello.

Hasta ha habido algún alcalde de triste y vergonzoso e indignante recuerdo que nos invitaba a callar y no dar visibilidad, pues quería convencernos de que éramos nosotros mismos quienes agravábamos el problema con la actitud decidida de continuar dando visibilidad.

Y en medio de más de veinticinco años de lucha, de denuncia y de propuesta, mucho dolor y mucha aparente inutilidad. Víctimas casi todos y todas con seis generaciones de familias dedicadas al negocio del narcotráfico; con la triste realidad de un gueto surgido y cada vez más aumentado y mayoritario que como todo gueto no genera ninguna esperanza y sí mucha impotencia; un buen puñado de familias, que rotas sus ilusiones de haber encontrado un trozo de espacio para protagonizar sus vidas, deciden abandonar su normalización y tiran la toalla, abandonan su vivienda y deciden marchar hacia otro lugar; personas, que como más visibles, somos señaladas de manera reiterada hasta extremos inadmisibles e intolerables con amenazas y acoso siempre intolerable en una sociedad para la vida y el hacer comunitario.

Y, en este momento, cuando parece que se toman decisiones, tardías por supuesto, por parte Institucional, y como consecuencia de las peticiones y propuestas vecinales, esperamos que no se hagan realidad nuestras sospechas de que se quieran cargar sobre los hombros de estos vecinos y vecinas, muy hartos por cierto,  las difíciles decisiones que hace muchos años debieran haber tomado responsablemente y de manera conjunta todas las instituciones, únicas responsables de cuanto en estos momentos es una amenaza muy dolorosa.

Los vecinos y vecinas de buena voluntad hemos visibilizado un problema consecuencia de la responsabilidad que asumimos, pero las decisiones y medidas a tomar son únicamente responsabilidad de las instituciones que han ido prolongando con silencio y huída hacia adelante y quién sabe si en algunos momentos connivencia,  las decisiones que les corresponden.

¿Quién ha luchado más y con mayor decisión que los propios vecinos y vecinas? ¡Nadie! Hemos permanecido; continuamos en la tarea, nos gustaría seguir ensayando y luchando por alternativas comunitarias en las que creemos para el cuidado de las personas en barrios, pero, de otras maneras; alternativas comunitarias basadas en el cuidado innegociable de las personas y de todas las personas, en la defensa de los derechos básicos de todas las personas y para todas las personas; pero, todo ello requiere, primero, voluntad firme de otras decisiones que no están en nuestras manos. ¿Las tomarán de una vez por todas y de la manera más adecuada? Somos conscientes de que es necesario posibilitar otras condiciones de barrio.

No aguantamos más su silencio culpable. Estamos esperando que pongan en juego su responsabilidad con el lenguaje valiente de los hechos.

¿Es el euro el problema? Una respuesta precipitada

Publicat el 9 de gener del 2013 a la Directa

Entre los muchos comentarios que se están haciendo acerca de los problemas de las economías de la periferia europea, entre las que esta la del estado español, con frecuencia se menciona que una de las salidas a la tremenda situación que estamos sufriendo sería que las economías con problemas salieran del euro y volvieran a las monedas de cada estado.

Es verdad que el euro se estableció de forma deficiente, sin tener en cuenta lo que podía suceder en unas circunstancias de crisis como las actuales, ni considerar suficientemente las diferencias entre las economías de los países que se integraban en la moneda única, que hay abundantes errores de concepción y que la pertenencia al euro nos está creando problemas muy graves, ha permitido estrategias de política económica muy equivocadas y ahora está exigiendo medidas muy duras. ¿Puede ser el abandono del euro la solución?

Es una solución que propugnan algunos economistas críticos serios por lo que yo no querría descalificarla, ni mucho menos. Es posible que sea una salida ante la muy difícil situación ante la que nos encontramos. Y hay que afirmar que salir del euro puede ser más o menos difícil y costoso, pero es posible, como lo muestra el hecho que hay muchos países en el mundo que no están en el euro, incluyendo los 10 de la UE que no forman parte de la eurozona.

Pero no puedo evitar preguntarme que supondría la salida del euro. Tal como yo lo veo, la ventaja mayor de salir del euro es que los estados recuperarían la capacidad de devaluar, y, por lo tanto, podríamos vender más baratos en el exterior nuestros productos. El mítico mensaje de ‘ser más competitivos’. ¿Basta esto para resolver los graves problemas en los que estamos sumidos?

En primer lugar no es seguro que vender más barato suponga automáticamente vender más. Depende de la demanda de los otros países, y frente a ello poco podemos hacer desde el exterior. Puede no aumentar aunque baje el precio, porque sean otros los elementos relevantes para la competencia (calidad del producto, sistema de después de las ventas, diseño, etc.), y, además, depende de los precios de los competidores, que pueden ser tan bajos que una disminución de nuestros precios no altere la demanda. Por otra parte, no hay que olvidar que una devaluación supone encarecer nuestras importaciones, y por el momento, y a pesar de la crisis, son mayores que las exportaciones. Lo que hace que la subida de precios que la devaluación supondría puede perjudicar nuestra balanza externa, dado que nuestra demanda para los productos que importamos (petróleo, materias primas, tecnología) es difícil de disminuir, pues los necesitamos para el funcionamiento básico de nuestra economía. Además, ¿Cuánto tendrían que mejorar nuestras exportaciones para resolver nuestros problemas? Me parece una idea poco realista.

Quienes argumentan por la salida del euro no se detienen ahí. Piensan que tener una moneda estatal permitiría una política económica autóctona, que facilitaría recuperar el
poder hacer una política económica autónoma, sin las limitaciones férreas que nos imponen los programas de ajuste. Y aquí estoy mucho menos segura que sea así. Porque vivimos en un mundo globalizado y, no lo olvidemos, de un capitalismo feroz. Y un país económicamente débil, como nosotros, tiene muy poca autonomía. Tanto frente a los mercados, a los que habría que recurrir para la financiación necesaria, como frente a las grandes empresas que dominan nuestra economía, como frente a los organismos internacionales, sobre todo Fondo Monetario Internacional y OCDE que se han atribuido la capacidad de controlar las economías mundiales. ¿Qué diferencias supondría en el control al que estaríamos sometidos si nuestras condiciones de base, en el mejor de los casos, necesitarían mucho tiempo para cambiar? Aquí es donde creo que la salida del euro es una ilusión. En el mundo de un capitalismo agresivo y global, ¿Qué capacidad tiene la economía del estado español para tomar una ruta autónoma? Ya en 1959, con el Pacto de Estabilidad, España estuvo sometida al ajuste dictado por el FMI, y lo mismo en 1977 cuando el Pacto de la Moncloa, y en otras ocasiones.

Salir del euro es un tema complicado. A veces se habla de salir del euro como si fuera una opción similar a ir o no al cine. Pero salir del euro tendría que suponer muchas otras medidas, entre ellas el repudio de la deuda externa, puesto que si la deuda tuviéramos que pagarla en euros la situación sería totalmente inviable. Pero supondría asimismo otros muchos cambios de alcance. Salir del euro equivale a un tsunami económico. Y no veo que fuese a resolver nuestros problemas fundamentales. Estamos prisioneros de un capitalismo global, absurdo, irracional, que en esta crisis nos está obligando a rebajar brutalmente nuestro nivel de vida para que los grandes capitales mundiales puedan seguir manteniendo el sistema y ganando mucho dinero. ¿El salir del euro, nos permitirá
establecer una sociedad distinta, justa y sostenible, o, en el mejor de los casos, aspecto que ya señalo que dudo mucho, facilitaría algunas medidas de política económica que permitirían una pequeña recuperación temporal de nuestra economía?

Con o sin euro nuestra situación es muy difícil. Es el capitalismo global el que constituye el problema, más que la moneda única. Con o sin euro tenemos problemas graves de una economía débil y depauperada, de un sistema productivo desarbolado totalmente con muy pocas excepciones positivas, la población está exhausta con tanto paro, disminución de salarios, precariedad laboral, pérdida de los derechos sociales, y un muy largo etc. Temo que salir del euro no facilitará mucho la solución a estos problemas. Pero ya he dicho que es posible que tengan razón quienes lo propugnan. Personalmente no me pronunciaría con mucha fuerza. Con o sin euro tenemos problemas muy graves. En cualquier caso, no me parece el tema clave, y mucho menos para que constituya el debate crucial entre las fuerzas que deseamos otra sociedad. Se necesita un cambio radical para avanzar hacia una sociedad más satisfactoria. Por esto opino que a plazo medio es mucho más práctico, que sería mucho más eficiente, plantearse la necesidad de salir del capitalismo, de que ese cambio radical necesario y difícil vaya dirigido a transformar el sistema económico en el que vivimos. No es tanto un problema de moneda sino de sistema.

El vuelo de la Isla

     La Isla voló. Llevaba años acumulando certezas y ensacando las lágrimas de siglos. Reuniendo memorias desperdigadas, acompañando a las historias viejas, muriendo de cólera, de gripes para los pobres, de grilletes ferrujientos, de pelotones de fusilamientos, de sacos que se pudren en la mar. Llevaba tiempo con esa matraquilla. Volar hasta alcanzar las estrellas negadas. Desenterrando los huesos de sus hijos, embalsamando la esperanza, para que nos sobreviviera a todas, amarrando los galeones de la muerte y la codicia. Espantando el hambre dolorosa y el llanto que brota de la tierra saqueada.

     La Isla voló. Se encaramó a los riscos de Tigaiga y se lanzó al vacío liberador. Antes se armó con músicas que espantaban el olvido, con los abrazos que celebraron las victorias. Le puso  miles de nombres a sus deseos y untó su piel quebrantada con poemas anónimos, con corajes entumecidos por la larga ocupación de sus entrañas. No hubo vuelta atrás. Ya no había pasado engañoso ni memoria puteada. La Isla voló porque el largo silencio de los días se había roto, había destrozado los eslabones de la mentira y se sucedieron, una tras otra, las palabras nuevas.

     La Isla se elevó sobre los viejos cedros, surcó el cielo infinito y navegó con el alisio. Rompió con los mitos inventados y se sacudió las oraciones de la resignación. Acabó con el miedo cortante, agarrotador y renunció a sus fantasmas imaginados. La Isla voló. Libre.

Impasse, antes del diluvio

Tras dos semanas infartantes, las vacaciones de Semana Santa parecen haber traído cierta calma, un bálsamo para un gobierno sitiado. Hasta que alguien, muy probablemente el juez Sergio Moro, desenfunde nuevamente la espada y todo vuelva a encabritarse.

A falta de hechos concretos, abundan los rumores. Unos dicen que Lula desistiría de presidir el gabinete, acorralado por 13 acciones en su contra en el Supremo Tribunal Federal, que deberá pronunciarse al respecto la próxima semana. O sea que ya no es sólo el juez Sergio Moro el que tiene contra las cuerdas al ex presidente brasileño, sino la mayor instancia judicial del país, donde la mayor parte de los jueces fueron nombrados bajo los gobiernos del PT.

Otras versiones aseguran que en Brasilia se estaría llegando a tejer acuerdos entre la oposición socialdemócrata (Psdb) y el hasta ahora oficialista Pndb para un eventual gobierno que presidiría el actual vice, Michel Temer. Aunque se necesitan dos tercios de la Cámara para destituir a Dilma Rousseff, no son pocos los que estiman que se podría alcanzar esa cifra. En todo caso el proceso de impeachment es largo, aunque la comisión encargada de analizarlo ya fue nombrada.

En los hechos, la apuesta de Dilma y del PT de colocar a Lula en el gabinete como principal articulador para salir de la crisis se reveló un completo fracaso. Parece evidente, en contra de lo que sostienen los analistas de izquierda, que el ex presidente perdió su aureola. Pocos quieren aparecer de la mano de un futuro preso por corrupción. Hasta Frei Betto, amigo personal de Lula y ex integrante de su gobierno, dio un paso al costado y destacó que resulta sospechoso que el PT no haya expulsado a ninguno de los militantes procesados en la Operación Lava Jato.

OEA entra en disputa

Mientras la operación de la justicia lleva arrestadas a 133 personas y ha encarcelado a algunos de los más destacados y ricos empresarios del país, pertenecientes a 16 compañías (entre ellas Camargo Correa, Oas, Utc, Odebrecht, Mendes Junior, Engevix, Queiroz Galvão, Iesa y Galvão Engenharia), y a políticos de numerosos partidos oficialistas y opositores (entre ellos PP, PT, Pmdb, Psdb y Ptb), el país se encuentra en una cuesta abajo que parece imparable.

Una de las personas más criticadas y elogiadas en los últimos días fue el juez Moro. Los análisis más sensatos dicen que su gestión es la oportunidad para llevar decoro a la política al destripar los mecanismos de financiación de los partidos, cuyos fondos provienen del sector privado y de trasvases más que dudosos. En ese sentido, la Operación Lava Jato sería un avance republicano tan necesario como urgente. Sin embargo, la difusión de conversaciones telefónicas entre Lula y Dilma horas después de que el ex presidente fuera nombrado al frente del gabinete dio alas a quienes sostienen que en Brasil está en curso un golpe. Debe decirse que esta tesis resulta más que confusa y poco sustentada, toda vez que sus mentores no dijeron una sola palabra cuando eran procesados los empresarios y algunos dirigentes políticos, pero pusieron el grito en el cielo cuando llegó el turno de Lula.

En una situación de honda polarización, sorprendió la declaración del secretario general de la Oea, Luis Almagro, quien el viernes 18 se pronunció en contra de las actuaciones del juez Moro. “El Estado de derecho exige que todos seamos responsables e iguales ante la ley. Nadie, y quiero decir nadie, está por encima de la ley”, dijo Almagro. Por si quedaban dudas, agregó que “ningún juez está por encima de la ley que debe aplicar y de la Constitución que garantiza su trabajo. La democracia no puede ser víctima del oportunismo, sino que debe sostenerse con la fuerza de las ideas y de la ética”.

Aún es muy pronto para interpretar lo que está sucediendo en Brasil: si un proceso de limpieza de carácter republicano o una simple venganza anti PT, o ambas cosas a la vez, ya que es muy probable que algo que empezó como una operación legal esté siendo utilizado, y desviado, para derribar un gobierno.

Cuestión de clase

La situación brasileña cambia de día en día y, en ciertos momentos, de hora en hora. Esto quiere decir que es muy difícil pensar que haya una mano negra detrás del telón que esté orientando las jugadas con cálculos fríos. Así razona hoy la izquierda oficialista, aunque muchos datos desmienten estas apreciaciones.

En el lado opuesto, nadie puede creer en la sinceridad de dirigentes del Pmdb y del Psdb que están acusados de corrupción y que en los gobiernos de los estados utilizan mecanismos idénticos a los del PT en el gobierno. Todo indica que la Operación Lava Jato no va a terminar con la corrupción si bien lo más seguro es que liquide al PT y al gobierno. Esto avala la tesis de quienes afirman que estamos ante un golpe.

“Nos estamos hundiendo”, escribió hace algunas semanas el ex ministro de Hacienda Antonio Delfim Netto, ministro de la dictadura y ahora simpatizante de Dilma y Lula. Delfim Netto destaca la perplejidad que le produce la situación del país. Recuerda que “en los últimos cinco años crecimos 5 por ciento, mientras el mundo creció 18 por ciento y los emergentes 28 por ciento” (Valor, 15-XII-15). El país se hundirá si no recupera la gobernabilidad muy rápido, dice ahora el ex ministro.

Una legión de analistas compara la situación actual con la que llevó al suicidio de Getúlio Vargas en 1954. Aunque hay elementos comunes, apunta el historiador José Murilo de Carvalho, ya que Vargas era acusado “por sectores de la clase media de tolerar prácticas corruptas, hay una gran diferencia, que es la presencia activa de los militares en 1954 que forzaron la salida de Vargas”. “Hoy el conflicto es civil y nacional”, sostiene (BBC Brasil, lunes 21).

Para el historiador, como para tantos brasileños, uno de los principales problemas es la polarización y el triunfo de la irracionalidad. “La radicalización política y la intolerancia llegaron a un punto peligroso. No hay más debate, apenas griterío. En este escenario dominado por las pasiones todo puede suceder, incluso un serio conflicto social.”

Una encuesta realizada a los manifestantes de la avenida Paulista de San Pablo en los actos del domingo 13 revela algo de esto. El 77 por ciento eran titulados superiores y un porcentaje idéntico son blancos, 63 por ciento perciben ingresos equivalentes al menos a cinco salarios mínimos y tienen un promedio de 45 años, según Datafolha (Carta Capital, viernes 18).

Un estudio de la consultora Data Popular realizado en enero, con 3.500 entrevistados en 146 ciudades, reveló una de las mejores fotografías del Brasil actual: sólo el 3 por ciento de los consultados aceptan que son corruptos, pero el 70 por ciento admiten que realizan prácticas corruptas, como mentir en el impuesto a la renta o sobornar guardias.

La guinda del pastel la puso el juez federal Catta Preta Neto, quien derogó el nombramiento de Lula como ministro. En su perfil de Facebook el juez colocó sin empacho fotos suyas y de su familia participando en las manifestaciones contra el gobierno, el 7 de marzo, y escribió: “Ayude a derribar a Dilma y vuelva a viajar a Miami y Orlando. Si ella cae, el dólar bajará” (Carta Capital, viernes 18).

Como señala el sociólogo Jessé Souza, “la llamada clase media es la fuerza de choque de los adinerados”. Ciertamente. Si Dilma es derribada, lo que vendrá puede ser peor aún, en un país donde se evaporó la hegemonía y será difícil restablecer el consenso.

http://brecha.com.uy/

Las lombrices y el rostro de la estafa

“Nadie libera a nadie, ni nadie se libera sólo. Las personas se liberan en comunión.” Paulo Freire.

La Huerta Dignidá está en la Palma-Palmilla un distrito periférico de esos que mientras que muchas se pegaban la gran fiesta del pelotazo, del boom inmobiliario, de la venta de humo y de armas, del todo está en venta, el barrio ha servido como vertedero social para esconder todo aquello que no se quería ver, edificios apuntalados, chabolismo vertical, marginación y exclusión social a tutti plain. Antes de que arrasaran con todo para imponer definitivamente su modelo de capitalismo financiero globalizado, la ciudad de Málaga tuvo una cierta industria, especialmente famosa la relacionada con el textil. En la huerta encontramos a nuestro amigo P. es una de esas personas que sufrieron “la reconversión” del sector o también llamada deslocalización, desterrado al desempleo de por vida, actualmente habita un piso con lxs hijxs, sus suegros con problemas de salud, y su compañera, conviven con mucho menos de lo más mínimo, hace años que no viajan de vacaciones a ningún otro sitio más lejos de nuestra huerta.

Otra compa de pico y azada en la ruralidad urbana es M. que siempre pensó que no les faltarían empleos para poder ir tirando, antes podía consumir de forma normalizada, pagar su hipoteca, darse algunos caprichos como comprar un libro o ir al cine o al teatro. Ayer me acerque a la huerta a echarle el compost a las lombrices con ella, y algo se quebró en su voz al hablarme, no le salía del alma las palabras. Tras unos instantes de solemne llanto profundo pude alcanzar a escuchar su voz rota por el dolor de días sumida en el espanto ante una vida que no entiende y que se le hace demasiado cuesta arriba.

Se le había olvidado sellar en la oficina del control del desempleado (INEM). Haber recordado aquella cita habría podido significar la diferencia entre tener desahogo para poder comer o no comer. Se dice desde la antigua Roma que es propio de la persona humana errar mas en esta civilización algunos errores acaban directamente con el poder ser una humana. La sociedad parece dormir tranquila en una serie de normas a todas luces inhumanas. Serán leyes si pero son absolutamente injustas. Es de esta forma en que personas como M. interiorizan que su empobrecimiento extremo es culpa suya y no de un sistema que ha permitido impunemente que unos señores vayan con negras tarjetas a darse la gran vida y ella se tenga que apretar sádicamente el cinturón hasta doler y convertirlo en su propia soga. Recientemente se le ha estropeado el automóvil que era una de las herramientas de trabajo de su compañero un honrado autónomo que apenas cubre lo mínimo para pagarle al estado las cuotas de su auto-explotación. Ayer juntas interiorizamos y entendimos de forma emocional y profunda las consecuencias de lo que decimos en nuestros discursos de forma racional: EN LA LOCURA DEL CAPITALISMO NO HAY SALIDA, ni hay vuelta atrás. Somos sobrantes del capitalismo ya no nos quieren ni como mano de obra barata, ni como consumidoras. Somos el desperdicio del capitalismo, y nos tratan como basura. Comprendimos lo absurdo de aquellos que espetan gratuitamente frases del tipo: “Los pobres serían los que más se deberían mover”, “Tantos parados ¿y que están haciendo?”… M. me pregunta por el carnet de pobre, por Caritas, por como se las puede hacer para comer. Cuando el empobrecimiento aprieta tanto, tu cuerpo se constriñe, se siente una ansiedad paralizante que te bloquea, te convierte en estatua y tu mente se ahoga en una nebulosa de ideas sin forma concreta que no te llevan a ningún lado… Es el Shock de haber creído tener algo por un tiempo y ahora tener un ingente número de deudas, carencias y marrones varios. El espanto del esperpento de un mundo en el que creías y que se derrumba a marchas forzadas y si ni tú, ni nadie lo remedia tú con él.

Y lo peor la soledad, esa maldita soledad del empobrecimiento y las palabras las que no salen del atoro de la garganta o las que no se puede decir porque son un tabú social que no se quiere escuchar o las que ya no producen ningún efecto en una sociedad desposeída de su alma o al menos de unos valores solidarios. Maldito guerra en silencio, maldita sordera social. Mientras contemplo como las lombrices devoran felizmente los desperdicios, pienso en que en La Palma-Palmilla es una historia de cientos, más antigua que “la modernidad”. Algo en común a casi toda la gente empobrecida es que no hemos entendido la realidad, incluso la que creíamos entenderla al menos racionalmente, no la conseguíamos entender en lo más profundo de nuestro ser, ahora que lleva años tocándonos, más bien rajándonos, hasta las entraña la comprendemos pero nos deja los cuerpos bloqueados. Los discursos por arriba siguen igual que siempre: Crisis en Podemos, la eterna guerra, el machismo cabalgando a sus anchas, reformar lo irreformable, como gestionar esta fábrica de dolor humano, el eco-fascismo y el fascismo de siempre…

¿A qué sindicato se le ha ocurrido que sus sedes podrían ser comedores sociales? ¿Estamos construyendo sociedad en paralelo o no? ¿Generamos proyectos autogestionarios que den respuesta a las necesidades sociales o al menos a las de nuestros entornos más cercanos y directos? ¿Discutimos y encontramos soluciones sobre lo realmente vital en nuestras asambleas: el agua, la luz, nuestras viviendas, el transporte y la movilidad, los cuidados…? ¿Estamos sociabilizando nuestros recursos? ¿Somos parte de la comunidad con todas sus contradicciones o preservamos la pureza de nuestros egos? ¿De verdad ayudamos a que nuestra gente entienda lo que les está pasando? Si puede que haya alguna mínima salida o grieta será porque nos podamos contar con sinceridad quienes somos, como estamos, y podamos caminar juntas hacia algún lado diferente al que nos marcaron y del que ahora nos empujan, lanzándonos al abismo de la depresión. Es tarea de todas tejer comunidad para convertir la basura en compost.

 

Concertinas allí, refugiados aquí

“La solidaridad es la ternura de los pueblos” Pablo Neruda.

El capitalismo es salvaje, es puro gore, es sangriento y depredador. Y no son afirmaciones gratuitas, son realidades palpables en la cotidianidad. Esta forma de producir, de consumir, de vivir que ha secuestrado y colonizado nuestros cuerpos y nuestras relaciones, nos convierte a todas en mayor o menor nivel en verdaderxs lobxs para con nuestrxs congéneres. Justificándose y legitimándose la guerra, el odio, y el racismo, permitiendo el fascismo institucional y el de baja escala en nuestros barrios y pueblos. Una guerra en Egipto supone un incremento de novecientos turistas ingleses engullendo felices y sonrientes pescaitos fritos en los chiringos de la Costa del Sol. Un pepinaco de un Tomahawk de un avión estadounidense que salió de la base militar de Rota, que por error impactó en una escuela, son millones de euros para las constructoras europeas que contratarán los gestores, o si lo prefieren dictadores aparentemente democráticos puesto a golpe de euros y dolares en el trono del país de turno. Es la Globalización, baby, nos dicen. Con dos vasos de aguita, potae de arroz con habichuela para toas, les diría mi abuela. Si no hubierais “rescatado” los bancos… les diría yo.

European Security Fencing, es el nombre de la empresa de Cártama (Málaga), que provee de concertinas a Hungría para que monte a toda prisa su frontera a recién estrenar. El nombre de la empresa malagueña esconde 2 eufemismos en ingles, “European” que quiere decir imperialismo y colonización, y “Security” que suele querer decir dañar, vigilar, mutilar, perseguir, controlar…es decir en andaluz: inseguridá. Son buenas, son cortantes, mas no suficiente contra el horror y el hambre, las pudieron probar nuestrxs hermanxs subsaharianxs aquí cerca en Melilla. Griñan (expresidente de la Junta de Andalucía e imputado por el caso de los EREs), no tuvo el gusto de probarlas, pero dijo sobre esta entidad que era “la apuesta de Andalucía por la innovación, las nuevas tecnologías y el conocimiento para relanzar la economía”. Innovación en el dolor humano, de las concertinas malacitanas, que se exportan a 25 países. Y la importación de vuelta son la gente migrante huyendo de las atrocidades de una vida sin dignidad. Exportamos armas, importamos mano de obra barata o sin eufemismo “esclavos”, que construyan más armas, exportamos dolor, importamos más sufrimiento, es la respiración del Capitalismo inspira, espira, en un continuo machaque social hasta la expiración final. Puesto a exportar algo de Málaga preferiría exportar nuestra incondicional solidaridad andaluza. Los hermanos Mora Salazar han hecho el agosto y mientras tanto aquí en las colonias de la Europa de los mercados, la hipocresía continúa, los políticos se han puesto la chaqueta del “Je sui Refugiado Sirio”. Pero pocos contestan a las preguntas realmente importantes: ¿De dónde salen las armas que generan estas guerras atroces? ¿Quién financia la compra de este armamento? ¿Cuántos países se han saqueado y expoliado para obtener recursos naturales? ¿y cuáles son las consecuencias humanitarias y medio ambientales? Y por ultimo ¿qué beneficios en forma de materias primas o de lucro se va a sacar de esta guerra? Para entenderlo, imprescindible leer el articulo de Olga Rodriguez Los Refugiados vienen, las armas de la UE.y de EE. UU. Se van. 1 . Ya lo cantaba La Polla en “Hombres de Respeto: “Los muertos no interesan y ni si quiera son humanos si sube la bolsa nos da igual”. Y aunque Merkel haciéndose selfies con los refugiados y siendo abucheada por sus ex-camaradas neonazis tenga su puntito, faltan los lacitos de colores y el que rajoy mismo “apadrine” un Sirio. Hasta la izquierda de salón y plató de televisión más “responsable” advierte por lo bajini (Ejemplo Westringe): ¿Cuánto nos va a costar esto? Traer más pobres degradará aun más el paisaje… Todo es pura careta, y teatro, nadie profundiza, nadie explica lo que todo sabemos pero que no queremos oir, no son refugiados, son la consecuencia más directa y cruel del sistema terrorista en que estamos instalados y tiene nombres: Capitalismo, Colonialismo, Imperialismo, Patriarcado…

Lxs Andaluces/as somos refugiados/as de otras guerras y otros horrores, de los del olvido del exterminio de parte de nuestra gente en carreteras, el de batalla económica y ser rehén de las circunstancias para más tarde ser un esclavo que cobra 3 euros la hora en contratos de practicas de 2 años sirviéndole el pescaito frito a los turistas, el de que tuvo la “fortuna” de exiliarse a Inglaterra, Alemania o Francia o la que no encuentra refugio del machismo galopante… Y siempre el mismo puñetero y vil argumento: no digáis eso, porque aquí por lo menos cobras o por lo menos si te pones malo tienes sanidad publica. El que hayan fabricado otros infiernos siempre alimenta que la llama del tuyo podría ser mucho más ardiente. Pero precisamente por todo el dolor, que hemos sufrido y que venimos sufriendo lxs Málagueñxs no podemos volver la cara a los rostros del dolor de otras que en realidad al ser tan próximas en su dolor son nosotras, en Málaga sabemos perfectamente que hay riqueza de sobra, vivimos en una tierra que podría ser un verdadero paraíso, sino fuera porque hay unos poquitos que han cercado el paraíso a costa de la explotación de la tierra y de su gente.

Por supuesto primero los de aquí, los de aquí ¿Quienes son? Pues los de aquí, son como todo andaluz sabe, los que vienen a ser, estar y compartir a esta tierra de puertas abiertas y soles generosos. Los de aquí ¿Quienes son? Pues lxs marroquis, lxs ingleses/as, suecxs o alemanes/as (los “guiris” de toda la vida), lxs rumanxs, lxs colombianxs, bolivianxs, argentinxs y ahora los de aquí son lxs Sirixs, Libixs, Iraquis, Andaluces por los cuatro costaos, porque “Tú sueñas, tú flipas, tú mueres con to lo que hay aquí” que cantaban Los Reincidentes. Y ese es el mensaje de lucha que la abundante riqueza de nuestra tierra se reparta para todas los que por azares más afortunados o menos afortunados hemos venido a Andalucía a vivir y compartir, que todas podamos vivir dignamente y no tener que estar peleándonos por las migajas como si fuéramos bestias. Los de allí, los capitalistas voraces, los que se enriquecen a costa del infortunio de otras, los que hacen negocio con el dolor y el hambre, los que de nuestras necesidades sacan lucro, esos más bien estarían lejos de nuestra tierra, no más allá pero si más allí… porque tales comportamientos no tienen lugar.

Consciente que Coco en Barrio Sésamo no me dejo muy claras las cosas, y que no entiendo mucho de aquí y de allís, ni de primeros y segundos, ni de otras, y si más de nosotras, solo me queda recordar las palabras de alguien de nuestra tierra escribió hace unos 100 años: “en Andalucía no hay extranjeros”.2