No nos dejan ni la rabia.

Paco López tiene 56 años y lleva 9 en el paro, es un activista que colabora con la PAH de Vallekas y otras causas. Objetor de conciencia y pacifista, su paciencia se terminó en agosto de 2015 en respuesta a un tweet de @cristinatavio que presumía de que su partido, el PP, había creado 568.000 empleos. En su momento diversos medios se hicieron eco de ese tweet por la polémica surgida con la respuesta a un tweetero que denunciaba que con un salario de 340€ por un contrato de media jornada no se podía vivir, a lo que la diputada contestó que ‘por algo se empezaba’.

@YerayOrtez y las Juventudes Socialistas no fueron los únicos que encontraron ofensivas y alejadas de la realidad las palabras de la polémica diputada, Paco contestó con rabia y frustración, por la situación que padecen millones de personas que malviven en el estado español, por todas las injusticias que ve y denuncia a diario, por el cinismo e hipocresía de nuestros representantes políticos. Lo que no sabía Paco era que su indignación iba a desencadenar la denuncia de Cristina Tavío Ascanio por amenazas, injurias y coacciones. No fue suficiente la disculpa pública, la causa ha seguido su curso en el Juzgado de lo Penal nº2 de Santa Cruz de Tenerife y tanto el fiscal como la defensa de la diputada solicitan un año y seis meses de cárcel para él.

@cristinatavio representa perfectamente la oligarquía de Canarias, la de las viejas familias que unen sus raíces a las de la colonización de las islas y las nuevas oligarquías surgidas del negocio turístico y de la construcción. Su pertenencia al PP ejemplifica también las conexiones entre los partidos políticos y el poder económico y como nos representan personas en las instituciones que habitan en un mundo ajeno a la realidad de cientos de miles de canarias y canarios que malviven en la precariedad, sin ninguna dignidad, con el miedo de no poder alimentar a la familia, a perder el empleo o a quedarse en la calle.

Las redes sociales se han convertido en un escaparate para los políticos, en un espacio desde el que construir su postverdad. Los muros virtuales también son el escenario de una batalla política en la que el poder juega con ventaja. Las denuncias por amenazas, injurias, contra la corona, de odio… se han multiplicado, está en disputa la libertad de expresión, pero también se está utilizando para criminalizar la disidencia, a quien se sale de la norma.

El próximo martes, 11 de septiembre, a las 13h, en la Sala 4 del Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife se celebrará el juicio contra Paco López, él declarará por vía telemática desde Madrid. Está claro que la dignidad de algunas personas está por encima, que su miedo y la ofensa sufrida pueden costar la cárcel del indignado, mientras las demás debemos aguantar estoicamente que vayan acabando con nosotras lentamente y, encima, tengamos que creernos que gobiernan para todas y que sus leyes son justas.

Joan Blasco

Enlace al blog de Paco López y su disculpa a @cristinatavio: http://pacolopezlibre.blogspot.com/2016/

Un comentario sobre “No nos dejan ni la rabia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.