Lucha

 Los pies se plantan, firmes, en la arena. Parecen inamovibles. “Ni que hubieran echado raíces”, pienso mientras veo a esos hombres que parecen sostener el cielo con sus espaldas. Imagino cómo serán esas raíces que bajan y se expanden. Que van nutriéndose de la memoria y de la fuerza de miles de luchadores que en ella habitan. Que descienden hasta lo más antiguo y allí, también, hay dos hombres luchando. Recorren los terreros y tienden la mano a los caídos. Y ven a los héroes del pueblo. A los más poderosos. A los más hábiles. A los mejores estrategas.

     Las raíces son lo importante. El puntal lo sabe y por eso él también las imagina y las hace crecer. Robustas. Es la mejor manera de aferrarse a la tierra. Para que no te tumben.

     Y cuando las raíces ya son vigorosas, como las de un pino viejo, entonces y solo entonces, los músculos se tensan como una ballesta asesina. El Universo se calla. La energía se concentra. Comienza la agarrada. La explosión de la memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.